En rueda de prensa, el Consejero Presidente acusó que la publicación de este proyecto vulnera su derecho de presunción de inocencia

 

(Víctor Hugo Juárez) Sin permitir preguntas de los medios de comunicación, el presidente del Instituto Electoral del Estado (IEE), Jacinto Herrera Serrallonga, negó que se rompiera la cadena de custodia de la paquetería electoral, como lo afirma el magistrado del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), José Luis Vargas Valdez, en su proyecto de sentencia sobre la elección a la gubernatura de Puebla, donde propone revocar el triunfo de Martha Erika Alonso Hidalgo, anular la elección e iniciar un procedimiento en contra de los consejeros del organismo electoral.

 

“Los paquetes electorales de la elección de la gubernatura y diputaciones desde su salida de las casillas y hasta el momento en que se entregaron al Tribunal Federal estuvieron resguardados en los recintos oficiales destinados para ello bajo la responsabilidad de funcionarios electorales facultados y, lo más importante, custodiados por las fuerzas de seguridad pública, lo que nos permite afirmar categóricamente que los mismos nunca estuvieron abandonados o en posesión de personas no autorizadas y, por lo tanto, no existió ninguna manipulación de su contenido”.

 

Herrera Serrallonga anunció que solicitará una audiencia a la Sala Superior del TEPJF para presentar toda esta información, pues acusó que la publicación de este proyecto vulnera su derecho de presunción de inocencia y la propuesta de sentencia no refleja la opinión de todos los magistrados, sino de forma particular la del magistrado Vargas Valdez.

 

En el proyecto de sentencia que hizo público el domingo pasado, el magistrado del TEPJF expone que a la bodega donde el IEE resguardó la paquetería electoral tuvo acceso el personal en al menos 50 ocasiones, sin que el organismo pudiera acreditar que hubo supervisión de los representantes de los partidos políticos.

 

En ese sentido, el presidente del IEE explicó que los partidos fueron notificados de las fechas y el lugar de los traslados del material electoral; sin embargo, reconoció que la ley no obliga al organismo electoral a invitar a dichos representantes a supervisar cada una de las diligencias que se hicieron a solicitud del TEPJF e incluso de la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales (Fepade).

 

“En cuanto a la invitación a los representantes de los partidos políticos a las diligencias de apertura de la bodega electoral, se debe aclarar que no existe disposición alguna que establezca dicha obligación para el Instituto, puesto que el Reglamento de Elecciones del INE establece las reglas para la operación de las bodegas de los órganos distritales y municipales electorales, razón por la cual no resultan aplicables al caso concreto de nuestra bodega central”.

 

Acusó falta de profesionalismo por parte del magistrado encargado de proponer la sentencia al hacerla pública sin antes escuchar a los integrantes del Consejo General del IEE, pues dijo que se afectó su imagen y reputación.