Corresponderá a la Secretaría de Medio Ambiente, Desarrollo Sustentable y Ordenamiento Territorial la inspección, vigilancia y dictado de medidas de seguridad por incumplimiento

 

(Berenice Martínez) En el estado de Puebla se prohíbe el uso de cañones antigranizo o algún otro dispositivo que provoque la alteración del ciclo del agua y genere afectaciones al campo.

 

Por unanimidad de votos, el Congreso del Estado aprobó el dictamen que reforma diversas disposiciones de la Ley para la Protección del Ambiente Natural y adiciona un segundo párrafo al artículo 35 de la Ley de Desarrollo Rural Sustentable del Estado de Puebla.

 

La iniciativa presentada en septiembre de 2020 por el diputado Gabriel Biestro Medinilla, fue avalada en sesión plenaria antes de que se separe del cargo para competir por la candidatura de Morena a la presidencia municipal de Puebla. Ante el Pleno, dijo que el temor de productores y campesinos no es menor por el uso de cañones antigranizo.

 

“Queda prohibido el uso, manejo e instalación de tecnologías que tengan como fin alterar el ciclo hidrológico natural en las fases de condensación y precipitación”, señala la modificación que entrará en vigor cuando se publique en el Periódico Oficial del Estado.

 

Corresponderá a la Secretaría de Medio Ambiente, Desarrollo Sustentable y Ordenamiento Territorial la inspección, vigilancia y dictado de medidas de seguridad por incumplimiento.

 

El Congreso reformó la ley para el aseguramiento precautorio de bienes, tecnologías, utensilios o instrumentos utilizados para la alteración del ciclo hidrológico en dichas fases.

 

Además, se estableció que cuando la Secretaría de Desarrollo Rural estatal tenga conocimiento del uso o instalación de tecnologías prohibidas y que supongan el riesgo de las actividades agropecuarias, lo deberá informar a la Secretaría de Medio Ambiente.

 

En abril de 2018, la planta de Volkswagen en Puebla instaló tres cañones antigranizo y aunque no existe evidencia científica sobre su efectividad, la empresa quiso evitar pérdidas económicas por la caída de granizo en los autos como la que tuvo en 2017 por 20 millones de dólares. Sin embargo estos artefactos afectaron a comunidades campesinas aledañas.

 

Los cañones comúnmente son utilizados para proteger contra lluvia, granizo y heladas a los campos de cultivo, no obstante, Volkswagen usó este sistema para proteger los autos nuevos que produce y resguarda a cielo abierto. Por ello, productores de la zona exigieron el cese de esta tecnología porque ahuyenta la lluvia y afecta el cultivo temporal.