El mandatario estatal indicó que las  pintas y los daños que ocasionaron ayer  grupos feministas no ayudan a su causa y  solo generan una mala imagen.

 

pinta26.PNG - 738.07 kBEl Gobernador Miguel Barbosa Huerta consideró que las pintas y los daños que ocasionaron ayer los grupos feministas no ayudan a su causa y al contrario generan una mala imagen, por lo cual convocó a la ciudadanía en general a una gran marcha en favor de la lucha para eliminar la violencia contra las mujeres.

 

En conferencia de prensa el titular del ejecutivo comentó que  esta a favor de que haya movimientos a causa de diferentes razones sociales en este caso para protestas y exigir justicia y un alto a la violencia contra la mujeres, situación que dijo se atiende diariamente y prueba de ello que el 80 por ciento de los feminicidios ya tienen al responsable detenido o con orden de aprehensión.

 

Respecto al movimiento de ayer donde feministas radicales pintaron las instalaciones de la Fiscalía General del Estado,Paraderos del Ruta y otros inmuebles, el mandatario expresó que este tipo de acciones solo provocan una mala opinión del movimiento, pues consideró que los radicalismos nunca encuentran con estos un futuro de fuerza.

 

Es por ello que convocó a los colectivos feministas y en general a la sociedad a establecer diálogos y hacer estrategias comunes, además de una gran marcha de toda Puebla en donde se luche contra la eliminación de la violencia, ya que pintarrajeando lo se logrará nada acotó.

 

“La pintas en lugar de apoyar provocan una mala opinión del movimiento, todos estamos en contra de los feminicidio y de la violencia contra las mujeres (...) yo me imagino una gran marcha de toda puebla en favor de la lucha para eliminar la violencia contra ella, pero vamos hacerlo todos juntos y no pintarrajeando, destruyendo eso no hace que el movimiento tenga un destino de gran fuerza”, dijo.

 

Inclusive el mandatario recordó el movimiento de 2006 encabezado por Andrés Manuel López Obrador pues recordó que durante la protesta y el plantón que realizaron en la Ciudad de México no hubo un solo monumento ni pared rayada además de ningún vidrio roto por lo cual llamó a la libre expresión pero de manera pacífica.