La noche del miércoles un grupo de activistas protestaron frente a una taqueria ubicada en la 11 sur y la 83 Poniente luego de que el propietario fuera acusado de lastimar a un perro arrojandole aceite caliente en la cara; por su parte el afectado negó los hechos, pero se negó a dar una entrevista debido a que ha recibido múltiples amenazas desde que el caso fue reportado en redes sociales.

 

Entrevistada Amparo Cabrera señaló que tras el incidente presentaron una denuncia ante Bienestar Animal que quedó radicada con el número 238 por lo que esperan que se proceda en contra del propietario de la taqueria, que es una caseta instalada sobre la banqueta en la 11 Sur entre la Avenida de las Torres y la 83 Poniente.

 

Señalaron que tienen información que en otras ocasiones la misma persona ha agredido a otros perros por lo que piden que las autoridades intervengan.

 

Desde hace unos días se ha llamado a un boicot contra esa taquería en redes sociales y la noche de este miércoles repartieron volantes en la zona para advertir sobre el caso.

 

Por su parte, el taquero señaló que no le lanzó aceite caliente al perro, que le lanzó agua fría porque estaba molestando a los clientes, ya había ido antes a sacar la basura y por eso decidió ahuyentarlo.

 

El hombre, quien prefirió no dar su nombre, señaló que en redes sociales han lanzado amenazas de destruir su negocio, asesinarlo quemarlo vivo y otras agresiones por lo que prefiere no dar entrevistas por temor a que sufra una agresión él o su familia.

 

Sus familiares señalaron que si hay alguna conducta delictiva que perseguir que se haga por los conductos legales, pero que no se incite a la violencia.