Adrienne Koleszar, conocida desde principios de 2018 como la policía más bella del mundo, ha recibido un ultimátum de parte de las autoridades alemanas: o se presenta a trabajar o la sacamos definitivamente.

 

Es que desde que los criminales la hicieron famosa por su insólita belleza, tuvo tantas ofertas para modelar alrededor del mundo que decidió pedir unos meses no remunerados para aprovechar las oportunidades.

 

Sin embargo, ahora la Policía de Alemania le ha dicho que vaya a trabajar o presente su placa.

 

Parece que el estilo de vida de la ahora modelo no tiene nada contentos a sus superiores, que han dicho que bien podría continuarlo “pero sin la placa”.

 

Ante esto, Koeszar, oriunda de la ciudad alemana de Dresden, dice: “Me gustarían las dos. Pero la vida no es un concierto a la carta”.

 

La decisión será especialmente difícil ahora que tiene medio millón de seguidores en Instagram. Pero deberá tomarla pronto porque parece que los policías son especialmente escasos en el estado de Sajonia y sus jefes necesitan completar los mil vacantes.

 

Le ha sacado provecho

Mientras decide si volver a ser policía o seguir modelando, la chica ha recorrido las playas del mundo. Las fotos en traje de baño son su actualidad y lo que sí es obvio es que ha disfrutado.

 

La polícía más bella del mundo recibe un ultimátum de las autoridades

La polícía más bella del mundo recibe un ultimátum de las autoridades

La polícía más bella del mundo recibe un ultimátum de las autoridades

La polícía más bella del mundo recibe un ultimátum de las autoridades