Surgida de un semillero de reinas de belleza como lo es nuestro Estado, la representante de México en Miss Universo 2019 nos comparte el camino que la ha llevado hasta querer conquistar la máxima la corona

 

Ya pasó una semana desde que Sofía Aragón supo que será la representante de México en Miss Universo 2019, luego de haber ganado la corona del certamen nacional Mexicana Universal. Con las emociones todavía a flor de piel, pero con la mente más enfocada, la tapatía comparte que dará lo mejor de sí para dejar el nombre de nuestro país y el Estado por lo alto, pues sabe de la responsabilidad que tiene, ya que Jalisco se ha caracterizado por ser semillero de reinas de belleza, para muestra Ximena Navarrete quien ganó Miss Universo en 2010.

 

Este fin de semana Sofía llegó a Guadalajara para convivir con su familia y amigos, al llegar al aeropuerto de la ciudad pensó que no iba a estar nadie porque ya era la 01:00 de la mañana, pero su sorpresa fue otra, “fue increíble, me recibieron con mariachi, con pancartas, con globos, con flores. Me siento muy agradecida porque mi Jalisco me apoya, me respalda y me recibe con los brazos abiertos”.

 

Sofía es el ejemplo de que con empeño se logran las metas. Cuando participó en 2018 en Mexicana Universal Jalisco, no obtuvo la corona, pero su esfuerzo y dedicación la llevaron al certamen nacional y no solo se le reconoció con la corona local luego de que la reina que obtuvo el cargo faltó a sus compromisos, ahora Sofía ya ostenta también el título nacional.

 

“No se trata solo del resultado, sino lo que conseguiste a través de él. Independientemente de lo que sucedió a nivel Jalisco, lo que yo le saque de provecho y lo que yo obtuve independientemente del resultado, como lo menciono, fue mucho mayor a que si yo hubiera ganado. Ahora que tengo la corona nacional, lo que quiero demostrar es que ningún ‘no’ es permanente, ni te define, que de las puertas cerradas tú tienes las llaves para abrirlas, tú eres el constructor de tu vida y depende de ti transformar todas las situaciones a tu favor”.

 

Sofía antes de Mexicana Universal

La joven jalisciense de 25 años viene de una familia que siempre la ha apoyado en cada paso que da. Ella es la hija de en medio, tiene un hermano de 27 y otra de 20 años. “Mis padres siempre han sido muy cercanos a mí. Siento una gran conexión con mi padre porque él siempre me dijo que yo había nacido para grandes cosas, y siempre confió en mí. Pero también tengo una gran conexión con mi madre, porque cuando estaba yo en los momento de más dificultad, me abrazaba y me decía que se valía sentir, que no venía solo al mundo a hacer las cosas bien, que a veces también es válido sentirse frustrado y que a través del amor, uno puede transformar esas emociones en algo positivo”.

 

 

Señala además que siempre ha sido una mujer que se ha mantenido muy activa. “Yo siempre digo que a Dios se le olvidó ponerme botón de pausa porque siempre estoy de un lado a otro y eso es lo que me ha hecho conseguir todo lo que me he propuesto, que sigue siendo poco, pero tengo el acelerador puesto, no tengo nada de prisa por llegar a ningún lugar, pero tampoco tengo ganas de sentarme a que la vida pase”.

 

Amante de las letras

Dice Sofía que fue una niña muy alegre y que se la vivía cantando. “Mis motivaciones siempre fueron mostrarme a mí misma de qué estaba hecha, porque afuera los demás te cuestionan sobre quién eres, tu valor, para qué estás hecha. Y yo quería demostrarme a mí misma que todo lo que la gente decía negativamente de manera externa y sin conocer, no era cierto. Y ahora que crecí, tengo todavía a mi ‘Sofita’ al lado de mí, podemos dialogar como si fuéramos dos personas, ella me platica de lo que quería y sentía a esa edad, y yo le cuento de la mujer adulta que soy”.

 

Sofía es escritora y conferencista, desde los 14 años comenzó a escribir para una revista. Antes, escribía reflexiones. “Yo me di cuenta que había nacido escritora porque mi padre me lo dijo, él empezó a leer mi poesía desde niña y me compartió que la escritura era mi esencia, que había nacido para comunicarle un mensaje fuerte al mundo”. Su primer libro lo hizo en tres meses, en enero del 2017 comenzó.

 

“Estaba en la licenciatura de Letras y me di ese tiempo para irme a escribir, para mí fue un momento de poner a prueba todo lo que había aprendido, escribí día y noche y para junio ya lo había publicado. Con el segundo libro sí me tardé un año, porque tiene mucha más investigación, con más controversia, me enfrentaba a mí misma”. Ahora ya tiene cerca de tres meses redactando un nuevo texto que precisamente habla de su experiencia en el certamen.

 

“Al principio tenía otro título porque yo no había ganado el estatal, se llamaba ‘Una reina sin corona’ donde quería hablar de todo lo que puede obtener una mujer, un ser humano en general, independientemente de lo que suceda en el exterior”. Sus libros anteriores hablaban del empoderamiento femenino, pero señala que ahora que ha madurado, se da cuenta que en realidad está hablando del empoderamiento humano, pues comparte, no le gusta dividir a las personas por género. “El libro comenzó acerca de todo lo que un ser humano puede lograr cuando le dicen que no y está enfrascado en decir: ‘¿cómo no?’. Y ahora que sí tengo corona, el libro ya no se puede llamar así. Entonces, ‘Una reina sin corona’ será el primer capítulo”.

 

¿Qué la hace feliz?

Este fin de semana Sofía aprovechó a comer pizza, barbacoa y pastel, porque a partir de mañana lunes comienza con su régimen alimenticio de camino a Miss Universo, prevé que el certamen se realice entre diciembre del 2019 o enero del 2020, en unas semanas más la organización le dará la fecha precisa, previamente estará realizando con TV Azteca programas especiales sobre su preparación para dicho concurso.

 

“De mis pasatiempos favoritos, me gusta pintar en óleo, es la manera en la que puedo expresar quien soy sin tener que hablar, de hecho la portada de mi segundo libro es una imagen mía de una pintura en óleo mía que me inspiró porque es un ser humano con todo su campo energético, pero es muy abstracto. Otro de mis pasatiempos es cantar, de niña creí que sería cantante en algún punto de mi vida y aunque nunca lo perseguí, en algún momento lo quiero retomar”.

 

Dice además que se ríe casi de todo, “soy una mujer muy simple, me ataco de risa de cosas simples, sobre enojarme, también, no de que cualquier cosa, pero sí tengo mucho carácter, soy un poco explosiva, pero he aprendido a tener eso en un estado más calmado”.

 

Una de sus preocupaciones es estar en la búsqueda de la lucha contra el trastorno depresivo, “es un enfermedad que no se detecta tan fácilmente con síntomas físicos como cualquier otra, es silenciosa, la mayoría de los que la padecen ni siquiera lo saben”. Sin duda, Sofía es una reina con la capacidad necesaria para asumir un título como el de Miss Universo.