Muchas personas se han indignado al ver las fotografías pues aseguran que su profesión no le permite ser tan 'frívola'

 

Anastasía Orlova es una pediatra de Kíneshma (pequeña ciudad 395 km al noreste de Moscú), que ha despertado una ardiente discusión tras hacerse una sesión de fotos bastante sugerente, informa el diario ruso Moskovski Komsomólets.

 

Tras la publicación de las fotos algo subidas de tono en redes sociales hay quienes se han indignado porque una persona que trabaja con niños se permitiera tal “frivolidad”. Ha habido numerosos comentarios ofensivos contra la profesional de la salud. Sin embargo, los colegas y pacientes no han encontrado nada ofensivo en las imágenes y ella cree que no debería mezclarse su vida privada con sus quehaceres como médica.

 

Lo único que quería era hacer unas fotos bonitas, probarme a mí misma con una nueva imagen. Las madres de mis pacientes vieron las fotos y le dieron a ‘Me gusta’ en las redes sociales. Nadie se molestó. En el trabajo me visto de una manera muy discreta y llevo la falda por debajo de las rodillas. Me encanta mi trabajo”, afirmó al medio local Kineshemets.

 

 

 

‘Así solo se visten las prostitutas’

 

Recientemente, en la ciudad siberiana de Barnaúl hubo otro caso similar. Despidieron a una profesora llamada Tatiana Kuvshínnikova que publicó en redes sociales fotos suyas en bañador y también con un vestido corto y tacones. La madre de uno de los alumnos vio las fotos publicadas en su cuenta privada y se quejó al director de la escuela, informa Moskovski Komsomólets.

 

Según ella, el director le dijo: “Las únicas que se visten así, con un vestido por encima de las rodillas y con tacones son las prostitutas”, y le dijo que había manchado el honor de la escuela.

 

Posteriormente en Siberia ha surgido un flashmob de mujeres en bañador de apoyo a la profesora, informa Tjournal.

 

 

 

 

Puedes leer la nota original en

*Este contenido es publicado con autorización de Russia Beyond The Headlines.