Los Tigres Blancos de la Universidad Madero, bicampeones nacionales de la Liga de la Asociación de Basquetbol Estudiantil regresaron a los entrenamientos en el gimnasio Enrique Taylor, esto con el objetivo de preparar la temporada 2024-2025 de la División 1, en la cual defenderán las coronas ganadas en los Ocho Grandes edición UPAEP 2023 y Universidad Veracruzana 2024.

 

En esta pretemporada uno de los estudiantes deportistas a seguir en el equipo maderista es Víctor Rodríguez, quien paulatinamente ha ganado minutos en la cancha y esto, en suma con la experiencia obtenida en los últimos años, le impulsa a trabajar con ahínco para que la próxima campaña sea la mejor desde su llegada a Tigres Blancos.

 

“Estoy muy contento y agradecido por pertenecer al mejor equipo de la Liga ABE. Somos un gran equipo porque en cada entrenamiento todos nos esforzamos por competir por la titularidad ya que al hacerlo sabemos que mejoramos tanto en lo individual como en lo grupal. Ya estamos de vuelta practicando fundamentos de nuestra posición porque eso es indispensable para continuar mejorando ya que uno debe repasar las bases de su lugar en la cancha y de lo que exige nuestra posición habitual o alguna segundaria que se nos pida trabajar para dar variantes al equipo”.

 

A poco más de dos meses de distancia de adjudicarse el segundo campeonato nacional de División 1, Víctor Rodríguez mantiene el envión anímico que resultó de coronarse en su estado, ante su gente y ante todos aquellos que lo vieron crecer y pasar del basquetbol formativo al competitivo.

 

“Durante los últimos partidos de la segunda vuelta nuestro coach nos dio más minutos a los jugadores que veníamos entrando de relevo y eso nos dio mucha confianza. Estos minutos nos permitieron tener actividad en los juegos de las finales y eso es algo que creo que los rivales no esperaban. Cuando formé parte del campeonato de 2023 me sentí muy feliz, pero esta ocasión, en Xalapa, me sentí doblemente contento porque soy de Veracruz y mi familia y seres queridos estuvieron conmigo el día de la final, el cual, por cierto, coincidió con mi cumpleaños”, finalizó el estudiante maderista.