·        El 80% de las entidades federativas no ha puesto en marcha las comisiones de búsqueda locales

·        Los hallazgos dados a conocer recientemente en Veracruz y Jalisco, así como la difusión de identificaciones no confirmadas por parte de la Segob, revictimiza a las familias

·        Las identificaciones sólo se pueden anunciar previa confirmación y notificación a los familiares, mediante la emisión de dictamen multidisciplinario integrado de identificación

 

El Consejo Nacional Ciudadano del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas acudió por conducto de tres de sus integrantes a la instalación de dicho Sistema, del cual es órgano de consulta, que tuvo lugar este martes 9 de octubre de 2018 en la sede de la Secretaría de Gobernación.1

 

En dicho evento, el Consejo Nacional expresó su beneplácito por la instalación del sistema, aunque con casi cinco meses de retraso, e instó a las autoridades de las entidades federativas que aún no han puesto en marcha las comisiones locales de búsqueda, que son alrededor del 80% de ellas, a que lo hagan de inmediato, con el fin de poner en operación al sistema en su conjunto.

 

Más allá de ello, a este Consejo Nacional le resultó sumamente sorpresivo el anuncio hecho por el titular de la Secretaría de Gobernación, respecto a la obtención de “más de 4,500 coincidencias”, derivadas de cruces de “registros de huellas digitales”, llevadas a cabo con el apoyo del INE y Servicios Periciales, por la Comisión Nacional de Búsqueda y de “340 casos [en los que] hay confirmación preliminar de nombres y apellidos”, presentados como un hecho sin precedentes en materia de identificaciones.

 

El anuncio pretende mostrar como resultado exitoso información que no ha sido confirmada y que no representa más que hipótesis derivadas de trabajo de cruce de bases de datos, que debe ser confirmada por diferentes medios y pericias y constar en dictámenes multidisciplinarios integrados de identificación, como se lo hemos hecho saber tanto a la Comisión Nacional de Búsqueda como a la Procuraduría General de la República, en diferentes reuniones de trabajo.

 

Por ello, este Consejo Ciudadano externa su preocupación, dado que consideramos que el manejo de información no confirmada respecto de la identificación de personas desaparecidas genera expectativas falsas en las familias que están en búsqueda de sus seres queridos, pues los procesos de validación y verificación de esta no sólo pueden tomar bastante tiempo, sino también derivar en el descarte de hipótesis o detección de duplicidad de datos.

 

Las identificaciones sólo deben ser anunciadas cuando han concluido totalmente. Concluirlas implica realizar informes multidisciplinarios y notificar previamente a las familias. Lo anterior porque, si no se dan a conocer de esta forma, se coloca a miles de familias en una situación muy angustiante, por no saber si su familiar está identificado o no.

 

Los triunfalismos mediáticos no corroborados solamente generan un ambiente de desconcierto, que no es otra cosa que revictimización. Esto es particularmente grave, pues se enfrenta hace meses un clima de gran incertidumbre y angustia ante los recientes hallazgos sucedidos en Veracruz y Jalisco, a los que ahora se suma este anuncio, sin que se conozca de los mecanismos que se van a poner en marcha para informar a las familias el estatus de estos procesos.

 

Este Consejo insta enérgicamente a la Comisión Nacional de Búsqueda a que aclare la veracidad y alcance exacto de la información proporcionada, con el fin de conocer las expectativas reales que puedan tenerse en dichas coincidencias; que dé a conocer el plan que tiene para confirmarlas y dar a conocer la ubicación de las personas identificadas; el mecanismo que pondrá en marcha para informar y dar efectiva participación a las familias en este proceso y comprometerse a que, en lo sucesivo, no emitirá informaciones públicas que puedan generar confusión, máxime si se trata de información preliminar o no confirmada.


 

 

 

1

 

 

1