Después de las irregularidades y actos de violencia durante la jornada electoral del pasado 1 de julio en Puebla, académicos de la Universidad Iberoamericana se dieron a la tarea de investigar las evidencias de la presunta manipulación de votos y cómputos electorales a favor de la candidata a la gubernatura de Por Puebla al Frente, Martha Erika Alonso Hidalgo; concluyeron que se trató de una “elección de Estado”.

 

El grupo de investigación, encabezado por el doctor Miguel Reyes Hernández de la Ibero campus Santa Fe, realizó un análisis del 100 por ciento de las casillas para buscar los patrones del presunto fraude.

 

En un primer momento, localizaron la manipulación del 73.9% de casillas, dividido en dos formas de operación: en el 28.65% de las casillas ingresaron votos ilegalmente y en 45.24% de las casillas sustrajeron votos ilegalmente. Se obtuvo un total de 145 mil 426 votos irregulares.

 

Los investigadores aseguraron que todos los datos son oficiales ya que fueron publicados por el Instituto Electoral del Estado (IEE), misma autoridad electoral a la que los académicos señalan de cómplice del presunto fraude.

 

Las líneas de investigación presentadas señalan mayores irregularidades en el 12.56% de las casillas, es decir, en 939. En 41 casillas se publicaron cero votos, en 119 no publicaron actas, en 36 excedieron la lista nominal, 13 terminaron con todos los campos vacíos y 13 más están ilegibles.

 

Las 717 casillas donde el IEE sí cumplió en publicar la información, los académicos realizaron un conteo alterno y descubrieron que no coincide la información entre el acta oficial publicada y el cómputo oficial publicado en el 92.19 por ciento de las casillas (661). Sólo en estas casillas y con información oficial de las actas publicadas por el IEE, Martha Erika Alonso pierde el 14.1 por ciento de sus votos (21 mil 260).

 

Bajo este primer hallazgo, los académicos concluyeron que existió una manipulación por parte de las autoridades electorales.