El Imperial College London (universidad británica especializada en ciencia, ingeniería y medicina) cuenta con un Programa de Escuela de Verano que se ofrece exclusivamente a estudiantes de ingeniería de prestigiosas universidades del mundo.

Este 2019, el Imperial College London extendió una invitación a la Universidad Iberoamericana Ciudad de México para que estudiantes de Ingeniería Química participaran con alumnos y alumnas del Georgia Tech, Notredame, Cornell y Dalian. Con esto, la IBERO se convirtió en la primera universidad de Iberoamérica en participar de tan prestigioso programa.

En el Programa de Escuela de Verano del Imperial College London, la IBERO estuvo representada por sus estudiantes: Sofía Ochoa, Diego Vallejo, Juan Carlos Balcázar, Sergio Sagastuy y Francisco Fuentes; y por sus docentes Esther Ramírez y Pedro Arcelus.

La Escuela de Verano se llevó a cabo en las instalaciones del Departamento de Ingeniería Química de esa institución británica, del 1 de julio al 2 de agosto del presente año; cinco semanas en las que los asistentes realizaron un intenso trabajo experimental.

Específicamente, las actividades desarrolladas consistieron en cuatro semanas de trabajo en los laboratorios de licenciatura y una semana intensiva de entrenamiento en la operación de una planta piloto de captura de CO2, con capacidad para procesar 1.2 toneladas diarias.

Las diferentes actividades en las que tomaron parte los estudiantes de la IBERO fueron realizadas trabajando en equipo con alumnos de la Universidad de Dalian, de China, lo que representó una experiencia invaluable, al tener la oportunidad de colaborar en un ambiente multicultural y de alta exigencia.

A decir de los profesores Arcelus y Ramírez, hoy en día el mundo está lleno de retos en los que los ingeneros químicos jugarán un papel trascendental para su solución. Es una realidad que cada vez más, la resolución de problemas requiere de conocimientos de punta, equipos de trabajo multidisciplinarios, capacidad de trabajo bajo presión y la habilidad de comunicarse de manera eficiente con gente de distintas nacionalidades, idiomas y culturas.

La experiencia obtenida por sus estudiantes de la Universidad Iberoamericana en la Escuela de Verano será invaluable para su futuro profesional, ya que trabajaron en temas de gran trascendencia como el calentamiento global, la captura de CO2, la sustentabilidad y la seguridad en la operación de plantas, así como el desarrollo de competencias, entre las que destacan el trabajo en equipo y la eficiente comunicación oral y escrita.

Cabe destacar que la excelente labor realizada por el alumnado de la IBERO fue reconocido por académicos del Imperial College y de las demás instituciones participantes. Esto ha abierto las puertas para que futuras generaciones de estudiantes de Ingeniería Química de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México puedan aspirar a participar en este prestigioso programa en los años por venir.