Wilber Mendoza Chávez, estudiante de la Licenciatura en Danza en la Universidad de las Américas Puebla, fue el único mexicano seleccionado para participar en el Gaga Intensive in Barcelona, un curso intensivo dirigido a bailarines profesionales y estudiantes de nivel avanzado que se llevó a cabo el verano pasado en el Institut del Teatre en la ciudad de Barcelona, España.

 

Este curso fue organizado por Gaga People Dancers, una organización dirigida por el renombrado coreógrafo israelí Ohad Naharìn, ex director artístico de Batsheva Dance Company de Tel Aviv, una de las compañías de danza contemporánea más reconocidas en todo el mundo. “Consistió en una serie de cursos que se realizan generalmente en Estados Unidos y principales ciudades de Europa, está dirigido para bailarines profesionales y estudiantes de nivel avanzado y consiste en profundizar en la experiencia de ese lenguaje de movimiento, aprender el repertorio de la Batsheva, que es en donde se pone en práctica esta técnica o lenguaje y también aprender los principios básicos” declaró Wilber Mendoza.

 

Durante esta semana de clases intensivas, el estudiante UDLAP tuvo acceso a una serie de clases impartidas por los ex bailarines de Batsheva Dance Company Michal Sayfan y Guy Shomroni, “nos dieron clases de gaga en las mañanas, luego teníamos repertorio con obras de Batsheva, Mamootot y Sadeh21 y al final teníamos clases de methodics donde profundizábamos en los principios básicos de este lenguaje de movimiento”, expresó. Los cursos intensivos de Gaga proveen a los participantes una experiencia immersiva donde pueden conocer a detalle los principios básicos de este lenguaje de movimiento, su función escénica a través del repertorio de Batsheva y su repercusión corporal y cognitiva como entrenamiento dancístico.

 

Gaga es un lenguaje de movimiento creado por Ohad Naharìn, como explicó Wilber Mendoza, se trata de “un lenguaje de movimiento que se enfoca principalmente en la improvisación. Las sesiones que teníamos consistían en que el maestro se ponía en el centro del salón y el resto de los estudiantes realizábamos los ejercicios que él solicitaba, está muy enfocado en las texturas y las sensaciones del cuerpo, se enfoca mucho en los detalles y tiene una base muy fuerte relacionada con el ballet, se aplica la estética en el repertorio de la compañía y también hay una investigación muy profunda en el movimiento pélvico y las curvas del cuerpo”.

 

Por otro lado, es importante resaltar que Wilber Mendoza fue el único mexicano y uno de los dos latinos seleccionados en el curso, compartiendo y representando la danza mexicana con el resto de participantes provenientes de Grecia, Rusia, España, Francia, China, Japón, entre otros. “La experiencia que tuve al participar en este curso fue muy gratificante, pude participar con personas de muchas partes del mundo, también compartí con los maestros que son bailarines profesionales de la compañía y nos ayudó mucho a entender de primera mano a que se refería este movimiento y lenguaje. Fue muy gratificante poder compartir con todos ellos mis conocimientos de improvisación y prácticas de improvisación que realizamos en la UDLAP”.

 

Finalmente expresó que, desde su formación en la UDLAP, ha logrado obtener herramientas que facilitan su desempeño en el mundo dancístico internacional, como ejemplo están las prácticas de improvisación, improvisación de contacto y sesiones guiadas, “todo esto me ayudó muchísimo en el ambiente que se realiza en esos cursos, también creo que la universidad nos prepara bastante para convivir con otras culturas incluso en la danza, que llega a ser un lenguaje internacional” comentó.