DEMANDAS LABORALES. Trabajadores ponen mantas y cintas en las entradas del recinto para evitar su apertura/ Denuncian que les deben prestaciones de 2019 y 2020/ No se han cambiado las condiciones laborales, añade el Instituto

 

Lamentamos profundamente impedir la reapertura del Museo del Palacio de Bellas Artes, sin embargo, ustedes, como funcionarios, no nos dejan otro camino, dijo Heriberto Cerón  Díaz, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de Cultura (SNTC) del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), quienes a las 10.30 horas colocaron cintas, carteles y mantas en el acceso principal del recinto que se suponía que este martes abriera sus puertas al público por segunda vez durante la pandemia de COVID-19.

 

“Decidimos no permitir la reapertura porque se deben prestaciones del año 2019 y 2020, entre ellas: ropa de trabajo, reembolsos de lentes, día del padre, día de la madre... Parece mentira pero son prestaciones que ya están muy rezagadas”, apuntó el secretario general del SNTC.

 

A través de  un comunicado, el INBAL reprobó estos actos que "están injustificados legal y laboralmente" e informó que en ningún momento se ha realizado cambio alguno de condiciones de trabajo.

 

"El bloqueo, con mantas en los accesos al recinto cultural más importante del país obedece a la exigencia de la entrega de recursos para la manutención de esa agrupación gremial integrada por 42 afiliados y a la demanda de que no cambien las condiciones generales de trabajo, situación carente de argumentos para realizar dicho cierre al inmueble y por lo que el área jurídica del INBAL ha procedido a levantar el acta administrativa correspondiente a Heriberto Cerón Díaz, secretario general de dicho sindicato".

 

Elizabeth Correa Cortés, miembro del sindicato, puntualizó que las afectaciones son a nivel federal y que suman por lo menos a 2 mil quinientas personas”. “Los que somos de base ahorita, de todos los sindicatos y gremios, sumamos cerca de 2 mil 500 – 3 mil trabajadores en total”.

 

Respecto a las prestaciones incumplidas, aclaró que son más de 80 las que se tienen por acuerdo desde hace 30 años. “Esas prestaciones son acuerdos por los que nosotros como trabajadores hemos luchado durante 30 años en negociaciones cada 2 años: firmamos minutas y acuerdos donde estas prestaciones de alguna manera están registradas ante Hacienda”.

 

“Las prestaciones que no se han pagado son como 80 y 39 registradas ante Hacienda. Son prestaciones que tenemos en el INBA donde jamás habíamos tenido este tipo de problemas por parte de la autoridad de no respetar la presentación como debe de ser”.

 

De esta situación, afirmó Heriberto, ya tiene conocimiento la directora del INBAL, Lucina Jiménez, y se han sostenido pláticas de manera virtual y presencial con Pedro Fuentes Burgos, subdirector general de administración, y con Darío Montiel Mancilla, director de asuntos laborales, “pero la verdad es que las promesas han sido muchas y aún no se les ha pagado a mis compañeros”.

 

“Es una afectación general, las prestaciones están saliendo a cuentagotas y esto nos habla de una discriminación porque los pagos deberían salir en tiempo y forma para todos. De hecho, estamos viendo ya la posibilidad de entablar una demanda por este tipo de actos que los funcionarios han realizado”.

 

Por otro lado, aseveró Heriberto, reafirmamos nuestro rechazo total a su proyecto específico de condiciones generales de trabajo. “El sábado pasado le mencioné a Darío Montiel Mancilla, que la única solución para reapertura el Palacio de Bellas Artes era que el día de hoy -martes 16 de marzo- tuvieran mis compañeros depositado o en cheque las prestaciones que se les deben”.

 

Alrededor de las 11.30 y después de que se habían bloqueado todos los accesos, Darío Montiel habló con los manifestantes y dijo que “para poder atender su petición, de que el día 20 salgan las prestaciones, tendríamos que irnos ahorita mismo a trabajar y dejar que las actividades fluyan”

 

“Estamos afectando a mucha gente y el número de pagos que tenemos pendientes no llega ni a seis gentes. La idea es no afectar a los compañeros ni a la actividad del museo”.

 

“Nosotros como representación sindical, como trabajadores, no estamos afectando a nadie. Aquí quien afecta a la base trabajadora son los funcionarios por incumplir en la responsabilidad que les compete: el no pagar desde el año 2019 las prestaciones que por derecho tenemos”, respondió el sindicato.

 

Asimismo, retiraron que si ayer recibían una respuesta favorable, ayer se reabría el Palacio de Bellas Artes, por lo que “si tienen una mejor propuesta de salida respecto al pago de las prestaciones y a la brevedad, lo hagan. De otra forma, no levantaremos este mitin”.

 

ACUERDO. Los más de 60 trabajadores del sindicato se distribuyeron por todos los accesos del recinto, mientras Elizabeth Correa Cortés se retiró con Darío Montiel para tener una mesa de trabajo “donde podamos tener el respeto a la bilateralidad y espero obtener buenos acuerdos para llegar a darle buena solución a esta situación a mis compañeros”, dijo Correa Cortés, quien sostiene que este problema corresponde a la administración actual.

 

“Como sindicatos ya enviamos un documento al presidente de la República Mexicana donde explicamos la afectación de los trabajadores del INBAL y exigimos respeto a nuestras condiciones generales de trabajo y sobre todo estamos en defensa de la materia de trabajo como sindicatos”, señaló.