La pandemia obligó a replantear la agenda de prioridades y se creó esta plataforma para ofrecer actividades artísticas a la población, señala Antonio Martínez

 

La Secretaría de Cultura Federal dijo que el internet y telefonía son servicios utilizados por sus empleados quienes, en confinamiento, recibieron accesos de Red Privada Virtual y con los que fue posible crear la plataforma Contigo a la Distancia.

 

A través de una carta dirigida a Crónica, Antonio Martínez Velázquez, director general de comunicación social y vocero de la Secretaría de Cultura, precisa que la emergencia sanitaria los obligó a replantear la agenda de prioridades TIC’s para este año.

 

“Siendo las telecomunicaciones de gran impacto pues el repentino uso de las redes ha sido enorme, a pesar de ello, se logró estar a la altura de la demanda y sostener la conectividad requerida por nuestros usuarios”, afirma.

 

Durante el periodo de contingencia, añade, “se entregaron accesos de Red Privada Virtual a empleados de la Secretaría para que continuaran conectándose desde sus hogares a los servidores y sistemas que se encuentra físicamente en los inmuebles y que son necesarios para llevar a cabo las tareas encomendadas, puesto que la labor de la Secretaría no fue en ningún momento detenida”.

 

Martínez Velázquez detalla que el servicio contratado con la empresa Axtel, se brinda en 17 sitios que conforman la Red del Sector Cultura, “los cuales brindan servicio a un aproximado de 12,400 usuarios. Adicionalmente a un sinnúmero de usuarios que se unen mediante el servicio de internet a eventos culturales convocados por la Secretaría”.

 

Dichos servicios remotos son: Contigo a la Distancia, Festival Internacional Cervantino, Agenda Digital, Mexicana, Repositorio del patrimonio cultural de México, Foro Prácticas Sanas del Periodismo en un País Pluricultural, Banco de producciones (Agentes culturales), Chapultepec, Naturaleza y Cultura, y Diversas convocatorias.

 

Respecto a Contigo a la Distancia, el vocero explica que desde el 25 de marzo se activó la plataforma, donde más de 3.5 millones de personas han podido tener acceso a más de 10 mil contenidos culturales.

 

“Contar con los medios tecnológicos necesarios como el internet dedicado y banda ancha para la transmisión de datos es una forma fundamental de promover e incidir de manera eficiente en los diversos programas y proyectos del sector, acercando las TICS como base de operación y de participación ciudadana en la vida cultural del país”, indica.

 

Sobre por qué el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI) no son usuarios del contrato celebrado con Axtel, el vocero señala que ambos —al igual que el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) — cuentan con su propio contrato de red digital integrada. Sin embargo, no detalla el gasto en dichos servicios.

 

El por qué no cancelaron el contrato con Axtel firmado por la administración pasada, Martínez Velázquez aclara que “la actual administración no pudo terminar el contrato de servicios de internet y telefonía, ya que éste en su conjunto se conforma de una partida única”.

 

Crónica informó que el servicio de internet no contempla a las bibliotecas de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas, espacios que desde 2019 tenían problemas de conectividad tras la cancelación del programa México Conectado. Aunque el vocero no desglosa cuáles bibliotecas aún carecen de internet, explica que México Conectado se transformó “en el proyecto prioritario de internet del Gobierno de México para toda la población mexicana a cargo de la Estrategia Digital Nacional (EDN)”.

 

Martínez Velázquez añade que la red de internet de la Secretaría contaba, en el 2018, con la Red Nacional de Impulso a la Banda Ancha (Red NIBA), misma que dejó de funcionar en 2019 y pasó a ser Servicio de Internet de Alta Capacidad (SIAC), el cual terminó en julio de 2020. Todos estos servicios proporcionados a través de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

 

Por último, la dependencia detalla a Crónica que sus servicios integrales de telecomunicaciones se dividen en tres componentes principales: infraestructura, medios de comunicación y mesa de ayuda.

“Infraestructura: La integran los equipos necesarios para el transporte, recepción y uso de las señales. En esta categoría se incluyen los switches, ruteadores, conmutadores, aparatos telefónicos, firewalls, detección y prevención de intrusos, filtrado de contenido web y el licenciamiento de software necesario”, indica.

 

Sobre los medios de comunicación explica que “está constituido por un mecanismo de telecomunicaciones” cuyo servicio final “se presta a través de enlaces digitales” conectados a una central de conmutación.

 

La mesa de ayuda, agrega, es una asistencia técnica “capaz de canalizar y dar seguimiento a las solicitudes de servicio hasta su solución; además la mesa de servicios cuenta con personal que administra el proceso”.