Los proyectos de los cinco Laureados de los Premios Rolex a la Iniciativa 2019 están llamados a transformar nuestra realidad de maneras muy distintas: salvando una especie endémica del Amazonas, ayudando a personas con parálisis a caminar de nuevo, acelerando el diagnóstico de la malaria, transformando el plástico en algo valioso y promoviendo la convivencia entre el hombre y la naturaleza en la India.

 

“Ahora más que nunca, necesitamos a personas que nos muestren cómo afrontar los problemas a los que se enfrenta la humanidad con iniciativa y determinación”, asegura Arnaud Boetsch, director de Comunicación e Imagen de Rolex. El jurado de los Premios Rolex está formado por un grupo de expertos independientes. Ellos fueron los encargados de elegir los cinco proyectos que este año han estado llamados a transformar el futuro.

 

En 1976 nacieron los Premios Rolex a la Iniciativa con motivo del 50 aniversario del cronómetro Oyster de Rolex, el primer reloj de pulsera hermético del mundo. Estos galardones tenían y tienen como objetivo dar un impulso a todas aquellas ideas emprendedoras que pueden cambiar el mundo. En junio de este año se ha celebrado la última edición de los Premios Rolex y los Laureados, elegidos entre casi un millar de candidatos, son:

 

    João Campos-Silva (Brasil). El ecologista brasileño, que colabora estrechamente con asociaciones locales y líderes del sector pesquero, ha ideado un plan para salvar el arapaima, el pez escamoso de agua dulce más grande del planeta. Además de la terrible pérdida que supondría su desaparición para el patrimonio natural, este pez es clave para el sustento, el abastecimiento de comida y la cultura de las comunidades indígenas que dependen de los ríos de la región del Amazonas para sobrevivir. “Los ingresos adicionales de la pesca y de su gestión crearán escuelas, clínicas sanitarias y empleos, especialmente para mujeres”, explica.

 

    Grégoire Courtine (Francia). El científico establecido en Suiza está desarrollando un revolucionario método para ayudar a personas con parálisis a caminar de nuevo. “El movimiento siempre ha sido muy importante para mí debido a mi pasión por el deporte”, explica Courtine. “Es por ello que decidí estudiar cómo el cerebro controla el movimiento”. Su método se basa en restablecer la comunicación entre el cerebro y la médula espinal mediante el uso de un “puente” electrónico que potencialmente mejora la regeneración de los nervios y recupera el control sobre las piernas.

 

    Brian Gitta (Uganda). En las zonas rurales de África, es habitual posponer el tratamiento contra la malaria durante semanas a la espera de los resultados de las pruebas. Gitta ha ideado un innovador dispositivo portátil de bajo coste, el Matiscope, capaz de proporcionar resultados en cuestión de minutos, con el uso de imanes y luz, sin necesidad de una muestra de sangre. “La malaria es una enfermedad que se puede curar si sabes que la tienes”, comenta. “El diagnóstico precoz permite a los pacientes actuar con rapidez, lo que podría salvar sus vidas”.

 

    Krithi Karanth (India). La científica experta en conservación Krithi Karanth está decidida a reducir la fricción entre la vida salvaje y los habitantes cercanos a parques nacionales de la India, donde los animales salvajes están apiñados en solo un 5% de la masa de tierra del continente, originando miles de conflictos cada año entre las comunidades humanas y la fauna. “El conflicto entre vida salvaje y ser humano implica la destrucción de cultivos por los elefantes y la pérdida de ganado provocada por los tigres”, explica Karanth. Su propósito es disminuir las amenazas a las personas, las propiedades y el ganado, promoviendo el conocimiento en conservación entre las comunidades y escuelas, y proporcionando un servicio telefónico gratuito de solicitud de indemnizaciones.

 

    Miranda Wang (Canadá). Esta empresaria y bióloga molecular, lleva mucho tiempo investigando cómo resolver el problema de la contaminación causada por el plástico. La canadiense, afincada en California, encabeza un innovador procedimiento para convertir los desechos plásticos no reciclables en químicos valiosos: “Estamos usando plásticos que no son reciclables hoy en día, como bolsas de plástico sucias o materiales de envasado de un solo uso, y los transformamos en sustancias químicas valiosas que posteriormente se pueden usar para fabricar materiales duraderos para productos que todos apreciamos y utilizamos a diario”.

 

Los cinco Laureados recibirán financiación y otros beneficios para sus innovadores proyectos que mejorarán la vida en el planeta.