El Muro Fronterizo en Tijuana que divide a México de Estados Unidos, muestra el arte de niños de varios países que plasman sus anhelos, sentimientos e ilusiones en la valla custodiada por policías estadunidenses.

 

Entre los muros donde se vislumbran las patrullas que resguardan que migrantes mexicanos, haitianos, salvadoreños y de otros países no crucen hacia Estados Unidos, se aprecian niños pintados con diversos juguetes y haciendo varias actividades.

 

En entrevista con Notimex, el artista plástico y promotor cultural, Enrique Chiu, informó que muchos niños con sus familias han pintado el muro fronterizo, que la inocencia de los niños es lo más bonito del mundo, porque pintan corazones, animales y plantas.

 

“Hijos de deportados y migrantes pintan también en el muro, algunos no saben lo que es o significa esta valla, inclusive niños de Estados Unidos, Los Ángeles, Rosarito, Tecate, Ensenada, Tijuana, y de varios países, han pintado la valla", dijo.

 

Señaló que les brindan a las nuevas generaciones la oportunidad de conocer el arte, así como fomentar la cultura en los niños, que disfruten de la frontera y la ciudad, y pintar la valla hace aumentar el sentimiento de los niños.

 

Niños jugando con papalotes, arcoíris, flores, mariposas y animales se pueden observar en el muro fronterizo, lleno de color, pintado por manos de niños migrantes, que ven esta zona como un espacio para pintar, reírse y divertirse.

 

El muro fronterizo, que marca la división entre México y Estados Unidos en Playas de Tijuana, es visitado por miles de niños, quienes, acompañados por su familia disfrutan dibujar, ver las obras y jugar en la playa.

 

Los turistas frecuentemente visitan el muro fronterizo, que se ha convertido en una atracción más de esta ciudad, aprecian el arte realizado por manos de niños mexicanos y de otros países, así como de artistas y comunidad.