Entre vacunaciones de aigre y millones de mexicanos que se creen inmortales, después de este puente pasional se esperan colas en hospitales y panteones.