Entraremos en Semana Santa. Cómo quisiéramos que Jesús, el de adeveras, no el Bocero, ni el de la Mañanera, sino Jesús el de Galilea, nos viniera a echar una mano.