Me quedé de piedra cuando leí en el periódico que un equipo de la Universidad de Harvard había encontrado la prueba de por qué el estrés aumenta las probabilidades de sufrir enfermedades cardíacas e ictus. Fue como si toda mi vida pasara delante de mí. Me leí el artículo en Lancet y efectivamente, estudiaron 293 personas, de 55 años de edad media, durante 3,7 años. En los 22 pacientes que padecieron un ataque cardíaco, angina de pecho, insuficiencia cardíaca, ictus o enfermedad arterial periférica, vieron que con imágenes de tomografía por emisión de positrones, las personas con unos niveles elevados de actividad en la amígdala (región del cerebro vinculada con el estrés, que no las famosas anginas de nuestra infancia), tenían un riesgo más elevado de enfermedad cardíaca e ictus.

Los seres humanos, por naturaleza, jamás estamos conformes. Si somos delgados, queremos tener más masa muscular; si nuestro cabello es chino, lo queremos lacio; si somos bajos de estatura, queremos tener una cinturita, y la lista de inconformidades siempre avanza hasta llegar al terreno sexual, donde encontramos otras exigencias como el tamaño de los órganos o el tiempo que dura un hombre en la cama y es sobre éste último tema del que te diremos cuánto debe durar tu pareja antes de eyacular.

Un nuevo estudio ha descubierto que las personas que viven con trastorno depresivo mayor son biológicamente mayores que las personas sin depresión, y que los traumas infantiles exacerban este efecto. Los resultados iluminan los mecanismos epigenéticos que podrían explicar esta discrepancia.

Estos remedios caseros para el dolor de cabeza seguro te ayudarán en las noches cuando llegas cansado a tu casa y sin ganas de ir al médico para que te recete algo contra la espantosa migraña que no te deja ni dormir.