LOS ESTRAGOS DE COVID-19 NO SE DETIENEN EN LOS PULMONES. LA ANSIEDAD, DEPRESIÓN Y EL INSOMNIO SON LOS TRASTORNOS MENTALES MÁS COMUNES EN LOS PACIENTES QUE LOGRAN SUPERAR AL VIRUS.

 

1 de cada 5 personas que se recuperaron de Covid-19 desarrolla algún trastorno mental dentro de los 90 días posteriores a su primera prueba positiva, revela un análisis conjunto de la Universidad de Oxford y el Centro de Investigación Biomédica de Oxford y el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NIHR, por sus siglas en inglés).

 

La probabilidad es aún más elevada para las personas que se recuperan de Covid-19 y han sido diagnosticadas previamente con algún trastorno mental: la encuesta revela que en estos casos, el 65 % de pacientes reciben un nuevo diagnóstico psiquiátrico.

 

La depresión, ansiedad y el insomnio son los principales trastornos psiquiátricos que afectan a los sobrevivientes a Covid-19, según el estudio que incluyó datos de la salud mental de 70 millones de estadounidenses, incluyendo 62 mil que dieron positivo a Covid-19 en los últimos meses y cursaron la enfermedad en casa.

 

LAS SECUELAS MENTALES DEL CORONAVIRUS

Los resultados del estudio se unen a la creciente evidencia de secuelas cognitivas encontradas en pacientes recuperados de Covid-19 y aunque son necesarias más investigaciones al respecto para dilucidar las causas, los científicos creen que se trata de una combinación de “los factores que pueden aumentar el estrés asociados a esta pandemia y los efectos físicos de esta enfermedad”.

 

Los investigadores explican que “no es nada improbable que también pueda existir un efecto cerebral del virus en ciertas personas que puede causar ciertos síntomas y otras dificultades neurológicas”; sin embargo, evitaron realizar conclusiones al respecto.

 

En cambio, consideran que otros factores como las preocupaciones durante la enfermedad, el nivel de ingresos y los periodos de aislamiento juegan un papel decisivo en un nuevo diagnóstico.

 

Según un reporte de The New York Times publicado a mediados de octubre, la alteración de capacidades cognitivas como pérdida de la memoria, confusión, dificultad para concentrarse, mareos y problemas para comprender palabras cotidianas es una secuela de Covid-19 cada vez más común en consultorios.

 

Este conjunto de padecimientos, llamado popularmente niebla mental es analizado por profesionales de la salud y algunas hipótesis apuntan a que se trata de una inflamación generalizada producto de la respuesta inmune que afecta a los vasos sanguíneos que conducen al cerebro; sin embargo, aún no existe una explicación contundente para describir cómo afecta el coronavirus al sistema nervioso.