La polémica relación entre el consumo de marihuana en el embarazo y el desarrollo neurológico infantil parece indicar que el cannabis es perjudicial para el feto

 

Los efectos de la marihuana para su uso recreativo y medicinal, además de su legalización, son uno de los temas más álgidos en la agenda política de distintos países.

 

Aunque el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol –principales componentes del cannabis– ganan cada vez más terreno desde la evidencia científica para utilizarse con fines terapéuticos y tratar distintas enfermedades, aún son necesarios más estudios para determinar con certeza sus efectos secundarios en el cuerpo humano.

 

Una nueva investigación elaborada por científicos de la Universidad de Ottawa, encontró que el consumo de marihuana durante el embarazo eleva la posibilidad de que los niños presenten algún nivel de espectro autista:

 

La investigación publicada este lunes en la revista Nature Medicine, analizó todos los nacimientos registrados en Ontario, Canadá en un periodo de 5 años (de abril 2007 a marzo 2012) para saber si existía alguna relación entre el consumo prenatal de cannabis y el desarrollo neurológico infantil.

 

El estudio concluyó que 4 de cada 1000 niños expuestos a la marihuana durante el embarazo fueron diagnosticados con espectro autista, mientras que la proporción bajó hasta 2.42 por cada 1000 menores no expuestos.

 

Por lo tanto, los científicos determinaron que el consumo de marihuana aumenta el riesgo de que los niños expuestos presenten autismo hasta 1.51 veces.

 

“La incidencia de discapacidad intelectual y trastornos del aprendizaje fue mayor entre los hijos de madres que consumen cannabis durante el embarazo, aunque estadísticamente menos sólida”, explica la investigación.

 

A pesar del resultado, la investigación no incluyó datos sobre las dosis, frecuencia, en qué momento del embarazo se consumió y otras variables relevantes para poder establecer una correlación definitiva entre el consumo de cannabis y el espectro autista; sin embargo, se trata de una base sólida para seguir analizando los efectos del cannabis en las mujeres embarazadas.