¿QUÉ SUCEDE EN EL CEREBRO CUANDO CONSUMIMOS AZÚCAR EN EXCESO?¿POR QUÉ LA GENTE AMA TANTO LAS COMIDAS Y BEBIDAS AZUCARADAS? LA RESPUESTA ESTÁ EN TU CEREBRO.

 

Nos encantan los dulces. Pero el exceso de azúcar en nuestras dietas puede provocar aumento de peso y obesidad , diabetes tipo 2 y caries dentales. Sabemos que no deberíamos, pero a veces son tan difíciles de resistir. Es como si nuestro cerebro estuviera conectado para querer estos alimentos.

 

Por ahora, todos somos bastante conscientes de que el azúcar está escondido en la mayoría de los alimentos procesados, y también sabemos que probablemente deberíamos reducirlo.

 

Pero, ¿qué tiene exactamente el azúcar que lo hace tan adictivo?

 

El siguiente video de TED-Ed analiza el efecto que el azúcar tiene en nuestros cerebros, y finalmente explica por qué te cansas de comer la misma comida equilibrada todos los días durante una semana, pero nunca te cansarás de comer chocolate.

 

Para empezar, primero debemos entender qué es el azúcar.

 

Los azúcares son una clase de carbohidratos que se encuentran en todos nuestros alimentos y bebidas comunes. Existen los sospechosos habituales, como glucosa, fructosa y sacarosa. Pero la lactosa, la dextrosa y el almidón también son formas de azúcar.

 

¿Qué sucede cuando tienes un bocado de algo azucarado?

Como explica el video, lo primero que sucede es que los receptores de sabor dulce en la lengua se encienden.

 

Esto envía una señal hacia el tronco encefálico y hacia la corteza cerebral, que es la región que procesa todos nuestros gustos. A partir de ahí, la corteza cerebral señala el sistema de recompensa del cerebro a través de una serie de vías químicas y eléctricas, para responder básicamente una sola pregunta subconsciente para su cuerpo: ¿debería hacer eso nuevamente?

 

Entonces, cuando obtienes esa sensación cálida, difusa y satisfecha después de comer un lote de galletas caseras, ese es el sistema de recompensa de tu cerebro que dice: «¡Claro que sí!».

 

La comida no es el único estimulante de este sistema de recompensa: el sexo, el contacto social y las drogas lo desencadenan. Y en pequeñas dosis eso no es malo. Pero cuando tenemos demasiada azúcar, o la consumimos durante un largo período de tiempo, al igual que las drogas, puede provocar una serie desafortunada de eventos en nuestro cerebro que provocan antojos, pérdida de control y una mayor tolerancia al azúcar.

 

Pero volvamos a ese bocado de azúcar, porque no se detiene en la activación de los receptores en la lengua. A partir de ahí, viaja hacia el estómago y el intestino, donde también hay receptores de azúcar.

 

También lee: OBESIDAD Y DIABETES ASOCIADAS A TRASTORNOS DEL SUEÑO

Estos envían señales al cerebro cuando está lleno, y también le informan a tu cuerpo si necesita producir más insulina para regular sus niveles de azúcar en la sangre.

 

Una de las principales monedas del sistema de recompensas es la dopamina, un conocido neurotransmisor que aumenta cuando hacemos cosas que disfrutamos (por ejemplo, comer chocolate o tener relaciones sexuales) y, si obtenemos demasiado, puede desencadenar la adicción, haciendo que nuestro cuerpo anhele más.

 

Afortunadamente, el azúcar no produce picos de dopamina tan violentamente como las drogas, pero tiene un efecto único. Y es uno que explica por qué puedes hacer una comida increíble el domingo para comer durante el resto de la semana, y para el miércoles no puedes soportarlo, pero sí puedes comer el mismo refrigerio azucarado día tras día sin aburrirte.

 

Mira el video para obtener más información. Y no se preocupe, comer un trozo de pastel de chocolate de vez en cuando no es gran cosa. Son las sobredosis diarias de azúcar las que deben preocuparnos más.