La mejor manera de protegerse del coronavirus, además de seguir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es cuidando de tu salud en general, para así garantizar que el sistema inmune esté en sus mejores condiciones.

 

El COVID-19 afecta principalmente los pulmones y el sistema respiratorio, por lo que es fundamental fortalecer estos órganos para que los riesgos ante la enfermedad sean menores. Así es como puedes hacerlo.

 

Bebe suficiente agua

El agua es esencial para que el organismo se mantenga saludable y también ayuda a que los pulmones cumplan con su función.

 

Beber 8 vasos al día de este líquido reduce las probabilidades de padecer enfermedades respiratorias, como el asma y la bronquitis crónica.

 

Mantente lejos del humo del cigarro

Si eres fumador, tienes un mayor riesgo de presentar complicaciones a causa del coronavirus. Por ello, es importante reducir el consumo del cigarro.

 

Si no tienes este hábito, igual es primordial que te mantengas lejos del humo, ya que aunque no lo consumas directamente también puede afectar tus pulmones.

 

Consume alimentos ricos en:

Vitamina A

De acuerdo con MedlinePlus, la vitamina A ayuda a la formación y al mantenimiento de dientes, tejidos blandos y óseos sanos, así como de las membranas mucosas y piel.

 

Alimentos como los lácteos, la zanahoria, el brócoli, el melón, el pollo y el pescado poseen altas cantidades de vitamina A.

 

Vitamina C

Según Mayo Clinic, la vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, es un elemento que ayuda a formar los vasos sanguíneos, los cartílagos, los músculos y el colágeno en los huesos. A la vez, es vital en el proceso de recuperación del organismo.

 

Puede encontrarse en comidas como los frutos cítricos (limón, kiwi, naranja, toronja), el brócoli y la col rizada.

 

Vitamina E

MedlinePlus esclarece que la vitamina E es una sustancia vital para que el cuerpo humano crezca y se desarrolle adecuadamente. Es muy importante para el sistema inmune y el metabolismo. Puede encontrarse en alimentos como aceites vegetales (maíz, gérmen, etc), nueces y hortalizas de hoja verde (como las espinacas y el brócoli).

 

Haz ejercicio

Una vida activa fomenta la oxigenación, y por ende, fortalece el sistema respiratorio. Puedes realizar los siguientes ejercicios para beneficiar tus pulmones:

 

Expande el tórax

Siéntate con la espalda recta y levanta tus brazos, como si quisieras alcanzar el techo, luego bájalos lentamente. Realiza 10 veces.

 

Practica la respiración abdominal

Toma asiento en un lugar cómodo donde puedas recargarte. Pon la mano sobre tu vientre, e inhala hasta que sientas como tu estómago se infla, luego exhala poco a poco. Repite 5 veces. Es posible que sientas un leve mareo luego de hacer esto, por lo que es importante tomar precauciones.

 

Ejercita tus costillas

Con la espalda recta y en una posición confortable, extiende tus brazos hacia arriba, paralelamente a tus hombros. Después, mueve tu cuerpo ligeramente hacia la derecha y posteriormente a la izquierda. Haz 5 repeticiones.