Todo empleado, ya sea del sector privado como público, que haya trabajado durante un año, tiene derecho a percibir una bonificación económica en dinero por parte de su patrón, a la cual se le denomina Aguinaldo.

 

El aguinaldo, muchas veces es percibido como un ingreso extra, sin embargo, debemos estar conscientes que es parte de nuestro presupuesto anual y hacer un uso inteligente del mismo y con base en eso, determinen si conviene ahorrarlo, invertirlo o liquidar deudas.

 

Pues se estima, entre un 40 y 45 por ciento de los trabajadores que recibirán su aguinaldo, lo va a destinar para el pago de sus deudas que contrajo durante este año más las que debe de años anteriores, esto es porque, cerca del 74% de las personas no lleva un control sobre los ingresos que tiene y las deudas que adquiere.

 

Del cual se traduce, al no contar con registros, gaste más de lo que se tiene, sobre todo, al utilizar las tarjetas de crédito en gastos cotidianos y en compras sin sentido, pues un gran número de mexicanos gasta aún más, utilizando dicho crédito, ante la cantidad de ofertas, por lo que se aconseja reflexionar si realmente es necesario adquirir productos prescindibles.

 

Aquí no está lo grave, pues ese porcentaje de personas es consciente donde va a destinar los recursos que con gran esfuerzo y dedicación se ganó como trabajador, el problema es con el otro tanto, es decir, el 40% de las personas que recibirán su aguinaldo no lo utilizara para pagar sus deudas, y no es porque no las tenga, es porque prefiere gastar en festejos, comidas, adornos de la casa y fiestas de fin de año, incluso muchos caen en la tentación de usarlo en cosas innecesarias.

 

Independientemente del uso que le vayas a dar a tu aguinaldo, te en cuenta que:

 

  • La fecha límite para recibir tu aguinaldo es el 20 de diciembre.
  • Si trabajas para el sector privado te corresponde 15 días de tu salario diario.
  • Si trabajas para el gobierno, te corresponde 40 días de tu salario.
  • Si trabajaste menos de un año o te despidieron antes de finalizar el año, te corresponde la parte proporcional del tiempo que hayas laborado.
  • Por ningún motivo te deben descontar tu aguinaldo por las faltas que hayas tenido en tu trabajo, ya sea por alguna enfermedad o faltas injustificadas.
  • El aguinaldo es un derecho que no puedes renunciar a él o cambiarlo por algún otro tipo de bien.

 

CONSEJOS:

 

  • Si ha pasado el 20 de diciembre y aún no recibes tu aguinaldo, tienes hasta un año para reclamar dicha prestación ante las autoridades.
  • Observa en tu recibo de nómina que tu patrón haya retenido el impuesto correspondiente de tu aguinaldo, porque si no lo hizo, el responsable ante Hacienda vas a ser tú como trabajador.
  • Elabora un presupuesto pensando en todos los gastos que debes enfrentar durante el año. Paga deudas de corto plazo como las tarjetas de crédito.
  • Si no tienes deudas y no sabes en que gastar tu aguinaldo, invierte en tu AFORE porque da atractivos rendimientos y además este ahorro lo puedes hacer deducible de impuestos.

 

Sí tienes alguna duda o comentario sobre este tema o los anteriores, no dudes en contactarme por correo electrónico a miguel.flores@migmar.mx o vía de Twitter, en @miguel_angel_fp.

 

 

TODOS LOS ARTÍCULOS DE OPINIÓN SON RESPONSABILIDAD DE SU AUTOR, Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTA EL PUNTO DE VISTA DEL PORTAL POLÍTICA PUEBLA


espadas