La semana pasada cerró con una noticia que seguramente puso a temblar a muchos contribuyentes, y es que, por diversos medios locales se publicó que, el Servicio de Administración Tributaria, había denunciado ante la Procuraduría General de la República, a un Contribuyente por no encontrarse en su domicilio fiscal, teniendo como resultado que a dicho contribuyente se le enviara a prisión.

 

 

Ante tal hecho, hay que destacar la acción que ejercitó el SAT, pues está enviando un mensaje a todos los contribuyentes que pudiesen encontrarse en una situación similar, mencionado indirectamente, que llegará a las últimas instancias legales para ejercitar sus facultades como autoridad y así verificar el correcto cumplimiento de las obligaciones de los contribuyentes con el fisco.

 

Una de las obligaciones que tienen los contribuyentes ante el SAT es contar con un domicilio fiscal, y por obvias razones siempre estar localizado en el mismo. Desafortunadamente es bastante común que los contribuyentes no estén al pendiente sobre su situación fiscal y olviden tal obligación, creyendo que no tendrá algún tipo de consecuencia .

 

Lo anterior, porque la única ocasión que  los contribuyentes están al pendiente sobre el estatus fiscal de su domicilio, es cuándo se dan de alta ante el Registro Federal de Contribuyentes y de ahí no realizan alguna verificación posterior, pensando que al haber señalado su domicilio han cumplido con dicha obligación.

 

Olvidando por parte de los contribuyentes o el de sus asesores, tanto contadores como abogados, el hecho de que no sólo es señalar un domicilio al momento de registrarse ante el RFC, si no además, tienen la obligación de solicitar a la autoridad la verificación de dicho domicilio, así como enviar los avisos correspondientes al mismo.

 

Cabe recordar, el domicilio fiscal debe cumplir con diversos requisitos legales para ser considerado como tal por el SAT, de lo contrario, el contribuyente, tendrá graves consecuencias, desde multas hasta la privación de su libertad, por un hecho que pareciera simple.

 

Para evitar cualquier acto de molestia por parte del SAT, los contribuyentes deben estar atentos sobre su situación fiscal, corroborando que todo esté en orden, y en caso de alguna omisión o incumplimiento, corregirla a la brevedad posible, antes de que la autoridad fiscal lo detecte.

 

Si desea saber más o tiene alguna duda o comentario sobre éste tema o los anteriores, no dude en contactarme a través de Twitter en @miguel_angel_fp.


 TODOS LOS ARTÍCULOS DE OPINIÓN SON RESPONSABILIDAD DE SU AUTOR, Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTA EL PUNTO DE VISTA DEL PORTAL POLÍTICA PUEBLA

espadas