Se resisten a ceder su espacio, no se van, aparecen con frecuencia, se niegan a retirarse, asimismo, sus más allegados los citan o evocan, pues creen que todo tiempo pasado fue mejor, así, es la historia de los políticos de “antaño” que aún continúan vigentes en la vida pública nacional.

 

Los hay de sesenta, setenta e incluso, algunos rebasan los ochenta años de edad, pero ellos, como auténticos “animales políticos”, viven, comen y piensan en su profesión y por supuesto, en subsistir  y en mantener encendidas (o hacer pensar eso) sus esperanzas de ocupar algún cargo.

 

De dos “sopas”

 

A menos de un año de las elecciones federales de 2018, dos proyectos de país son los que se perfilan para alzarse con el triunfo: El encabezado por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y su presidente, Andrés Manuel López Obrador y el segundo, liderado por el Partido Acción Nacional (PAN).

 

Con puntos diametralmente opuestos, estos planes han polarizado a la sociedad mexicana, ya que el primero tiene un corte más nacionalista, es decir, busca que el Estado tenga mayor injerencia en el ámbito económico, mientras que el del blanquiazul y otros partidos (incluido el PRI) esboza una economía más abierta (como la de los últimos 30 años) y proclive a una mayor intervención del sector privado en áreas estratégicas como la energía. 

 

Por supuesto que estas plataformas son apoyadas –en su mayoría- por los miembros de cada partido, entre los que se encuentran varios actores del “siglo XX”, sí, aquellos que iniciaron su carrera política en los setenta y ochenta, quienes poseen una visión global un tanto anacrónica, no apegada al panorama de ahora. 

 

Viejos “lobos de mar”

 

Manuel Bartlett del lado de Morena, Diego Fernández de Cevallos del PAN, Emilio Gamboa y Manlio Fabio Beltrones del PRI y otros, como Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, que impulsan una tercera opción, son los políticos con una trayectoria de más de cuarenta años y que todavía son figuras “de peso” al interior de sus partidos y referentes si de temas electorales, parlamentarios o gubernamentales se trata.

 

Es indudable la experiencia de todos ellos; sin embargo, dichos institutos siguen anclados (en mayor o menor grado) a los conceptos dictados por estos personajes y no han sabido renovarse; en otras palabras, han impulsado poco a las nuevas generaciones, esas que tienen una visión diferente de la política y la democracia.

 

Siempre será bueno escuchar y, en algunos casos, poner en práctica aquellos conocimientos o consejos impartidos por los más grandes; no obstante, los sucesores tienen la obligación de actualizar, mejorar y hacer que evolucionen determinados aspectos y formas de ejercer el poder.

 

¿Jóvenes vs experimentados?

 

Cárdenas, Beltrones, Bartlett, Gamboa, Fernández de Cevallos, Muñoz Ledo y hasta el propio López Obrador, ya tienen un lugar reservado en la historia de la política mexicana; empero, actualmente se requieren alternativas que se sitúen en un término medio del espectro y no en los extremos, como por ejemplo, la estatización de Pemex sugerida por Cárdenas o la privatización de la paraestatal impulsada desde el PAN y el PRI.

 

La sangre nueva en la política siempre es necesaria, una oxigenación que no debe jubilar abruptamente a los líderes morales, sino retomar sus conceptos que se apegan a los nuevos épocas y a su vez, conquistar más espacios políticos, trabajar permanentemente en la generación de jóvenes talentos (para ser organizaciones renovadas, atractivas y frescas), darles paso y más tarde, retirarse de esta profesión que muchos la ven como perpetua.

 

TWITTER:

@LccPibe

 

TODOS LOS ARTÍCULOS DE OPINIÓN SON RESPONSABILIDAD DE SU AUTOR, Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTA EL PUNTO DE VISTA DEL PORTAL POLÍTICA PUEBLA


 

1                                               

1                                                                                              

1                                               

1                                               

1                                               

1                                               

1                                               

1      

      

espadas