Toda actividad humana conlleva ciertas dificultades o riesgos, en el caso de los oficios y profesiones no sólo exigen la aplicación de los conocimientos y habilidades que posee una persona, sino también, es fundamental que éstos se combinen con otros factores para lograr así, el resultado deseado.

 

Actualmente en México mucha gente sortea diferentes peligros inherentes  a su trabajo, como por ejemplo, los policías, soldados, marinos, quienes combaten a la delincuencia organizada, principal generadora del clima de violencia que se vive en el país.

 

Papel, tinta… y sangre

 

Uno de los gremios que ha sido afectado por esta lucha y que, además enfrenta a diario los obstáculos impuestos desde la élite del poder, es sin duda, el periodístico.

 

Atestiguar y narrar hechos de interés público, nunca había sido una labor tan difícil para los especialistas de la información en México (reporteros, columnistas, analistas, cronistas, editorialistas, conductores o presentadores de noticias, fotógrafos, etcétera).

 

La censura es el motivo principal que impide a una persona de cualquier medio de comunicación desempeñar libremente su tarea y que puede manifestarse de diferentes formas: Desde el regaño de su superior, pasando por el reclamo del jefe de prensa de una dependencia, la amenaza del gobernante en turno, el despido injustificado, el atentado perpetrado por el narcotráfico o algún político, hasta la más extrema, la muerte.

 

Uno más a la lista

 

En días pasados, el fotoperiodista Édgar Daniel Esqueda Castro fue extraído de su domicilio ubicado en la ciudad de San Luis Potosí y más tarde, asesinado y encontrado en las inmediaciones del aeropuerto Ponciano Arriaga de la capital del estado.

 

Con la muerte de Esqueda, se contabilizan 38 comunicadores muertos en lo que va del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto y 111 (en total) desde el año 2000, lo anterior, de acuerdo con el estudio realizado por la organización Artículo 19.

 

Despido indirecto

 

Otra manera de restarle fuerza a un periodista es a través de los “golpes quirúrgicos”; en otras palabras, atacar a su primer círculo, así como le sucedió en 2015 a Carmen Aristegui, cuando una parte de su equipo de investigación fue removido por la estación de radio (MVS), la cual argumentó “abuso de confianza”, después de que la periodista anunciara -unilateralmente- la adición de su espacio noticioso y de dicha emisora a la plataforma denominada Mexicoleaks.

 

Aristegui sería despedida tras haber dado un ultimátum a los directivos de MVS para que reinstalaran a su equipo de trabajo, lo que por supuesto rechazaron. El juicio aún sigue abierto, sin embargo, los radioescuchas perdieron una voz crítica y plural como la de ella.

 

¿Por qué a ellos?

 

La libertad de expresión volvió a ser quebrantada la semana pasada, cuando el periodista Leonardo Curzio renunció a su programa de radio “Enfoque Noticias” en solidaridad con sus colaboradores Ricardo Raphael y María Amparo Casar, a quienes el presidente de NRM Comunicaciones (dueño de la frecuencia), Edilberto Huesca pretendía sacar del aire porque su sección ya “no era rentable (sic)”.

 

Dieciocho años al frente de la emisión matutina de Núcleo Radio Mil, terminaron cuando Curzio presentó su renuncia por estar en desacuerdo con el plan de la estación, dando así, una muestra de camaradería y congruencia con sus ahora excompañeros y por supuesto, con su numerosa audiencia.  

 

Vacuna contra la desinformación 

 

México atraviesa por tiempos complicados y en el terreno del periodismo no es la excepción, no obstante, es deber de todos los que ejercen esta actividad, el profesionalizarse, analizar y procesar mejor los datos, investigar, indagar, fomentar la crítica y la opinión (con sustento), para dar pasos firmes rumbo a una sociedad más informada y con capacidad de decisión. 

 

NOTA EXTRA:

 

Querido(a) ciberlector(a) de Política Puebla, este espacio cumple cuatro años de analizar semanalmente de los sucesos políticos más importantes de México y el mundo. Muchas gracias por leernos, lo anterior nos obliga a continuar informando con libertad y al mismo tiempo, con la responsabilidad que exige el buen periodismo. ¡Gracias, cuádruples!

 

TWITTER:

@LccPibe

 

TODOS LOS ARTÍCULOS DE OPINIÓN SON RESPONSABILIDAD DE SU AUTOR, Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTA EL PUNTO DE VISTA DEL PORTAL POLÍTICA PUEBLA


 

1                                               

1                                                                                              

1                                               

1                                               

1                                               

1                                               

1                                               

1      

      

espadas