Tanto dinero, tanto abstencionismo, tantas acusaciones y tan pocos votos obtenidos por los “ganadores”, fueron algunos de los saldos que dejaron los comicios realizados el domingo pasado en el Estado de México (Edomex), Coahuila, Nayarit y Veracruz.

 

Después de conocer a los punteros en cada una de estas entidades, los cuestionamientos al sistema político, a las conductas de los partidos políticos y de sus candidatos no se dejaron esperar, pues lo ocurrido el 4 de junio confirmó lo distante que está México de organizar elecciones limpias y confiables.

 

Alfredo del Mazo (Edomex), Miguel Ángel Riquelme (Coahuila) y Antonio Echavarría (Nayarit) se perfilan como los ganadores de la contienda en su respectivo estado; sin embargo, es necesario analizar su triunfo y las causas que lo originaron.

 

¿Quiénes ganan?

 

Los cuatro procesos tuvieron un presupuesto global de 4 mil 28 millones de pesos, de los cuales, una buena parte fue destinada al pago de la estrategia de comunicación y marketing político de cada abanderado.

 

Y es precisamente esto último lo que genera polémica, pues una gran parte del dinero (financiamiento público) que recibe cada partido, termina en los bolsillos de las empresas consultoras, publicistas, consejeros políticos, de imagen o encuestadoras.

 

Un negocio millonario

 

De acuerdo con una investigación hecha y difundida por el diario La Jornada en 2012, señala que un asesor extranjero en dicha materia, cobraba al menos 300 mil dólares, más comisión si ganaba la elección (de orden federal). En caso de que el especialista fuese del mismo país donde se desarrolla la contienda –refiere el periódico-, “cotiza sus servicios en 100 mil dólares”; mientras que para la de gobernador, el costo oscilaba en los 10 millones de pesos. 

 

Si la industria del marketing político ha avanzado y sus integrantes presumen tener la fórmula del éxito en cada competencia, entonces, ¿por qué ninguno de los –posibles- vencedores en el Edomex, Coahuila y Nayarit superó el 40 por ciento de la votación?

   

Los creadores del “Frankenstein”

 

No cabe duda que estos números tan bajos se deben, en buena medida, a los expertos de comunicación y marketing, pues son ellos quienes idean las propuestas de campaña, redactan los discursos, elaboran los spots, sugieren la vestimenta de los candidatos, pero también, quienes están detrás de los ataques, descalificaciones o insultos (propaganda negra) a los partidos adversarios.

 

El abstencionismo es un mal que no se combate desde los partidos políticos ni les interesa a sus consejeros, parece no preocuparles que menos personas acudan a emitir su sufragio, como en el Edomex, donde sólo el 52.4 por ciento (%) de los 11 millones 300 mil ciudadanos con derecho a elegir fueron a su casilla.

 

Victoria pírrica

 

Según el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), Del Mazo alcanzó el 33.72% de los votos, Riquelme el 38.31% y Echavarría el 38.66%, lo cual es una señal de que la democracia en México es mala, cara y poco participativa.

 

El proceso electoral 2017 ha dejado más dudas que respuestas de cara a la carrera presidencial del año siguiente; mientras tanto, los partidos festejarán sus paupérrimos logros y sus asesores continuarán haciendo negocio con pésimos resultados “treintones”, lejanos del anhelado 50+1 de los votos.

 

TWITTER:

@LccPibe

 

TODOS LOS ARTÍCULOS DE OPINIÓN SON RESPONSABILIDAD DE SU AUTOR, Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTA EL PUNTO DE VISTA DEL PORTAL POLÍTICA PUEBLA


 

1                                               

1                                                                                              

1                                               

1                                               

1                                               

1                                               

1                                               

1      

      

espadas