EMPODERAMIENTO FEMENINO

La democracia, como su propio nombre lo indica, significa: poder-autoridad-gobierno del pueblo. Sin embargo, en la actualidad este principio se da poco, teniendo en cuenta que es de vital importancia para el funcionamiento de la comunidad.

Ahora que gracias a los sismos y a la reacción de la sociedad estamos frente a lo que parece ser la conformación de un nuevo México, es importante que no confundamos los grupos o cuerpos intermedios con el corporativismo. La diferencia es muy clara, el corporativismo, enemigo de la democracia, se manifiesta, cuando los grupos intermedios son creados formados, regenteados, pagados y aún obligados desde el poder.

La familia es la primera escuela de la vida, y es en ella en donde los padres intentan transmitir a sus descendientes los valores que, de acuerdo a sus creencias, forman a una persona buena, íntegra, coherente y capaz de estar en sociedad.

Hace un año, por estas mismas fechas, en este espacio recordaba lo ocurrido la mañana del 19 de septiembre de 1985. Un día que quedó grabado en la memoria y en el corazón de los mexicanos. Porque nos hizo darnos cuenta que unidos podemos lograr lo que nos propongamos.

Simón Bolívar dijo alguna ocasión que: “Las naciones marchan hacia su grandeza, con el mismo paso con que camina la educación. Las naciones vuelan, si ésta vuela, o se precipitan y hunden en la oscuridad, si la educación se corrompe o se abandona”. La educación es, pues, el elemento esencial para la transformación positiva de nuestra comunidad y de nuestro país.

Aunque todavía falta que los partidos políticos con registro definan formalmente a su candidata o candidato a la presidencia de México, lo cierto es que las campañas en pos del voto ciudadano que los llevará al poder han iniciado desde hace ya un buen rato.

Infortunadamente México es hoy un país inmerso en un grave proceso de deterioro democrático y de desmoralización de la sociedad, donde los ciudadanos desconfiamos cada día de la clase y de un sistema político cada día más corrupto y sustentado en la mentira y el engaño.

espadas