En la delegación Iztapalapa aún hay almacenadas colchonetas, agua y comida para damnificados que no han sido entregados

 

 Olvidan entregar víveres a damnificados en Iztapalapa | La Crónica de Hoy

 

Los encargados de los dos centros de acopio, ubicados en la explanada delegacional y a las afueras de las oficinas de la delegada Dione Anguiano, dicen desconocer los motivos por los que no se han repartido ni conocen la fecha en que comenzarán a ser llevados a las comunidades que lo necesitan.

 

Lo peor es que dichos víveres llevan más de una semana almacenados, lo que puede afectar los productos y convertirlos en inservibles, ya que se encuentran a la intemperie y hay gran cantidad de comida que de surtirse después ya no podrá ser consumida.

 

Personal de Comunicación Social de Iztapalapa informó que lo almacenado fue otorgado por el Fondo de Desastres Naturales (Fonden) y que será repartido hasta que éste dé luz verde, además de asegurar que todo lo llevado por civiles ya fue repartido.

 

En semanas pasadas la titular de la demarcación, Dione Anguiano, solicitó a la población que donara agua para los habitantes en Iztapalapa ante la crisis que se vivía a pesar de que en los centros de acopio había una cantidad importante de garrafones almacenados que pudieron ser entregados a los vecinos que más lo necesitaban.

 

Además de colchonetas y comida, también hay gran cantidad de polines de madera apilados. Ya han sido solicitados por personas que sufrieron afectaciones en sus hogares y que acuden directo a las oficinas de la demarcación para hacer el pedido pero no se los entregan.

 

La explanada de la delegación es un aparador que atrae la mirada de decenas de personas que se preguntan por qué sigue habiendo ayuda humanitaria amontonada y nadie ha sabido dar alguna explicación.

 

Esta situación no es exclusiva de Iztapalapa. Hay otros centros de acopio que tienen gran cantidad de víveres detenidos y que no se sabe qué se hará con ellos, además de las donaciones que han sido mal usadas y se han vendido.

 

En el centro de recolección de víveres de la delegación Benito Juárez hay montañas de productos que no tienen fecha para ser entregadas ni destino a dónde llevarse.


                                                                              

                                         

 1                                             

espadas