Más de 154.7 millones de pesos para la remodelación del Hospital General Regional Número 36 San Alejandro, fueron los que recibieron en contratos la empresa Constructora Jilsa SA de CV, firma que se encuentra bajo observaciones por la Secretaría de la Contraloría, así como Epccor SA de CV, una de las firmas ligadas al socavón del Paso Express en Cuernavaca.

 

archivos/fotos/notas/2017/10/12/empresa-ligada-a-ipaso-expressi-remodelaba-san-alejandro-f3ccdd27d2000e3f9255a7e3e2c48800.jpg

 

El Portal de Compras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reveló que entre 2011 y 2016 la asignaron a la delegación Puebla, presidida por Enrique Doger Guerrero, 284.6 millones de pesos en trabajos de ampliación y remodelación al Hospital de San Alejandro; sin embargo, el inmueble no soportó el sismo del pasado 19 de septiembre.

 

Los registros de obra pública de la dependencia detallaron que Constructora Jilsa se posicionó como la firma más beneficiada con los trabajos de mejora para el Hospital de San Alejandro, derivado a que recibió dos contratos con un monto en conjunto por 127.9 millones de pesos.

 

En diciembre de 2016 la Secretaría de la Contraloría le realizó observaciones a la Constructora Jilsa, debido a que incurrió en retrasos para la entrega de las obras públicas; aunque, entre 2011 y 2012 fue cuando el IMSS le entregó los dos proyectos para trabajar en el Hospital de San Alejandro.

 

La obra mejor pagada que recibió Constructora Jilsa para el nosocomio poblano resultó por 78.9 millones de pesos, con los que se arrancarían los proyectos de remodelación y restructuración que durarían entre julio de 2012 a enero de 2014, pero el IMSS registró que el contrato permaneció en proceso.

 

Constructora Jilsa también recibió el tercer proyecto mejor pagado de todo San Alejandro, al entregarle más de 49 millones de pesos por adjudicación directa, es decir, no compitió con otras empresas para obtener la contratación, los cuales se invirtieron entre septiembre de 2011 a noviembre de 2012 para ampliaciones.

Apachan a la empresa del socavón

 

El pasado 12 de julio en Cuernavaca se abrió un socavón en el Paso Express, vialidad que a menos de tres meses de ser inaugurada presentó el daño en su estructura; en dicha obra participó Epccor, firma que también fue beneficiada en las licitaciones para los trabajos de mejora en el Hospital de San Alejandro, con una de las obras mejor pagadas del proyecto.

 

Entre abril y diciembre de 2016, el IMSS le entregó a Epccor por adjudicación directa la rehabilitación y reforzamiento estructural del cuerpo B del Hospital del San Alejandro, con un monto de 26.8 millones de pesos, pero la dependencia de salud precisó que el contrato se mantuvo en proceso.

 

La obra de trabajo con Epccor la solicitó la delegación encabezada por Enrique Doger Guerrero, pero en menos de un año de iniciadas las obras, acabaron deshabilitadas por los daños del movimiento telúrico que obligó a la dependencia a cerrar de forma definitiva al nosocomio poblano.

 

Durante 2016 Epccor sólo se encargó de los trabajos de remodelación del Hospital de San Alejandro, en la que fue su primera relación de trabajo con el IMSS, pero en 2017 recibieron 49.9 millones de pesos en contratos; es decir, los montos de una de las empresas encargadas del Paso Express aumentaron en 86 por ciento.

 

Los 49.9 millones de pesos que aprobó el IMSS este año para Epccor se destinaron para la sustitución de la Unidad Médico Familiar número 5 en Tepic, Nayarit, la cual comenzó el 18 de abril de 2017 y se tiene prevista que finalicen antes del 14 de octubre de 2017.

 

Pagan 2.4 mdp en directores de obra

 

Para los trabajos de remodelación en San Alejandro, el IMSS destinó más de 2.4 millones de pesos entre 2011 y 2016 para la contratación de cinco servicios de Dirección Responsable de Obra (DRO), grupo de especialistas encargado de certificar la seguridad de los trabajos en el hospital.

 

El Portal de Compras de la dependencia de salud arrojó que el ingeniero mejor pagado para la supervisión de trabajos fue Armando Lauro García Huerta, a quien le dieron por adjudicación directa 1.3 millones de pesos, para los tres trabajos de supervisión de los proyectos de entre 2012 y 2014.

 

La segunda contratación más alta se la llevó, en 2016, la firma Serrano Ingenieros de Puebla SA de CV, pues recibió por adjudicación directa 687 mil 996 pesos para los trabajos que certificaran la calidad de los proyectos en San Alejandro durante el 11 de mayo al 6 de noviembre de 2016.

 

En 2011 el ingeniero Enrique Guillermo Márquez Cruz recibió como contrato por sus servicios como DRO la cantidad más baja de todo el periodo en el que se destinaron recursos para la remodelación de San Alejandro, ya que le entregaron por adjudicación directa 485 mil 460 pesos.


                                                                              

                                         

 1                                             

espadas