La película mexicana Las hijas de Abril triunfó en la más reciente edición del Festival de Cannes. Se llevó el Premio del Jurado de la sección Una Cierta Mirada, en lo que significó el tercer galardón que recibe el director Michel Franco en el principal certamen cinematográfico del mundo. Gran parte del éxito se lo debe a su elenco encabezado por la española Emma Suárez en el papel de una madre que, conforme pasa la historia, cobra un aire perturbador.

 

 

 

Antes de este filme, la española visitó Cannes de la mano de Pedro Almodóvar, con el filme Julieta, trabajo por el cual ganó el Goya a la Mejor Actriz, en una edición en la que también ganó el otro premio actoral de reparto por La próxima piel, en un hecho insólito. Sin embargo, y con su aclamada trayectoria, formar parte de Las hijas de Abril no fue fácil. Después de que Michel Franco la buscó su primera respuesta fue negativa.

 

“Es una película que habla de la maternidad, pero también habla de un personaje perturbador. Es una historia que habla de embarazos a muy temprana edad, que habla de las fantasías y el dolor, habla del abandono y las familias fracturadas, de decisiones que no son fáciles y de cómo arrastramos el pasado”, explicó la actriz en entrevista con Crónica.

 

“No conocía a Michel antes de la película, pero para mí fue un descubrimiento ver Después de Lucía y Chronic. El guion me produjo un impacto increíble y por un lado se creó un vínculo de inquietud por participar en esta historia, con este personaje tan complejo, pero por otro lado me asusté. Me daba miedo porque a veces nos encontramos con directores con un mundo psicológico extraño y perturbador, y yo no sabía en manos de quién me iba a poner”, agregó.

 

La película aborda la historia de Valeria, quien tiene 17 años y está embarazada. Vive en Puerto Vallarta con Clara (Joanna Larequi), su media hermana. Valeria no ha querido que Abril (Emma Suárez) —la madre que lleva mucho tiempo ausente— se entere del embarazo. Sin embargo, Clara, ante la presión económica y las responsabilidades que implica tener un bebé en casa, decide llamarla. Abril llega con disposición de ayudar a sus hijas, pero pronto entenderemos por qué Valeria prefería mantenerla lejos.

 

A lo largo de la historia es el personaje de Emma Suárez el que tiene una transformación cada vez más compleja: “Me interesó el personaje y la película porque Abril refleja, de alguna manera, la inestabilidad y el desequilibrio y el mundo enfermizo en el que vivimos. Es un personaje que engloba las buenas intensiones. La necesidad de querer y atender, pero finalmente, todo se vuelve en contra y un desastre”, explicó.

 

“Ella trata de encontrar la serenidad y atender a sus hijas, pero es incapaz de hacerlo bien, es peligrosa porque hay algo seductor en ella, hay algo provocativo y hay fragilidad porque ella no es consciente de lo que va provocando (…) En todo lo que hace queda la idea de que es lo mejor que puede hacer. Me provocaba conflictos a nivel personal, y para mí hubo días muy duros porque tenía que rodar escenas muy delicadas. No sólo como actriz, sino como persona, me confrontaba. Pero en ese punto estaba la clave de mi desafío”, añadió.

 

La actriz reconoce que en la actualidad vive uno de los momentos más importantes de su carrera, y al mismo tiempo confiesa que eso también implica una responsabilidad y cierta presión respecto a los próximos trabajos en los que desea participar: “Considero que como actor tienes la oportunidad de crecer a través de los personajes que interpretas y reflejar el mundo en el que vivimos. Éste es un personaje que por un lado me asustaba y me retaba y por otro intenté encontrar la conexión para que el público fuera llevado por el personaje y no le sintiera rechazo desde el principio”, dijo.

 

“Estoy viviendo una racha estupenda y no paro de trabajar y tener proyectos interesantes. Soy consciente de que es muy difícil encontrar personajes auténticos y para desentrañar, sobre todo para las actrices mayores como yo, pero por otro lado creo que esos personajes forman parte de un cine que es difícil de financiar porque la industria protege productos más comerciales. Es difícil porque tampoco se hacen esas películas”, enfatizó.

 

En el drama protagonizado por Ana Valeria Becerril, Joanna Larequi y Enrique Arrizon, que llegará a las pantallas comerciales el próximo 23 de junio, Emma Suárez concluye en agradecimiento y trascendencia, además de que augura un éxito al momento de conectar con el público: “Ha significado mucho a nivel personal porque fue un trabajo difícil e intenso, me llena de satisfacción porque es una película que es importante. Forma parte de un cine mexicano que se ha convertido en fundamental en la actualidad por la diversidad de temas que se abordan en el cine y porque tienen a directores talentosos”, concluyó.


 

1                                               

1                                                                                              

1                                               

1                                               

1                                               

1                                               

1                                               

1      

      

espadas