Superar el éxito que Bronco gozó en los años 90 era algo impensable para Lupe Esparza, líder vocal de la agrupación originaria de Apodaca, Nuevo León, quien tras ver cómo en la cima de la fama la banda decidió separarse, ahora, casi veinte años después ve incrédulo cómo los intérpretes de “Que no quede huella” vuelven a coronarse como reyes del romanticismo grupero.

 

Lupe Esparza asegura que el retorno de Bronco a los escenarios y estudios de grabación significaría una etapa sonora especial. AP

 

Tras lanzar en marzo su más reciente producción en vivo, “Primera fila”, con artistas invitados como Julieta Venegas, León Larregui y Cristian Castro, Lupe Esparza aseguró, en entrevista, que el retorno de Bronco a los escenarios y estudios de grabación significaría una etapa especial en la que además de modernizar sus canciones más emblemáticas, demostrarían que la vieja escuela musical era capaz de ofrecer originalidad en sus nuevas composiciones sin tener que recurrir a los ritmos de moda como los géneros urbanos o los corridos “alterados” del regional mexicano.

 

“No tenemos esa necesidad, nuestra música siempre ha sido diferente, pero sí tenemos que actualizarnos, no escucharnos retro, creemos que este tipo de música tiene más posibilidades de quedarse entre las generaciones y no convertirse en moda, que por muy moda que más tarde que temprano pasan”.

 

Además de marcar tendencia en las plataformas digitales de música como YouTube y Spotify con millones de reproducciones solamente en sus cuentas oficiales, Lupe Esparza presume que Bronco recibe la oportunidad de conquistar escenarios y formatos que durante su primera etapa junto a Ramiro Delgado (teclados), José Luis Villarreal “Choche” (baterista, fallecido en 2012) y Javier Villarreal (ex guitarrista), la agrupación no logró concretar como una presentación en el Auditorio Nacional, pese a haber logrado ofrecer un último concierto juntos en el Estadio Azteca en 1997.

 

“Es un logro más, aunque no se compara con la cantidad de personas que reuníamos en el Río Nilo de Guadalajara, el Estadio Azteca o Plaza de Toros, no es presunción pero fue lo que vivió Bronco y lo que representa llegar al Auditorio Nacional es emblemático, es la primera vez, sabemos que ya se están agotando los boletos”.

 

Con este primer acercamiento al llamado “Coloso de Reforma” para el 28 de octubre, Bronco también alista su regreso a Guadalajara en el Palenque de las Fiestas de Octubre, formato que por primera vez experimentarán en la capital tapatía con un show pactado para el 19 de octubre, en una de las plazas que contribuyó al estrellato nacional de Bronco.

 

“Hay una conexión importante con Guadalajara, es parte fundamental para Bronco, hay recuerdos maravillosos e historias escritas, ahora volveremos a escribir con el palenque, es la primera vez que hacemos este formato, nunca sucedió en nuestra época gloriosa de los años 90, es una experiencia bonita, es un arropo cercano de la gente”.

 

Van por su bioserie

 

Uno de los planes  más esperados por Bronco es la posibilidad de realizar una serie televisiva en la que se plantee el nacimiento de la agrupación y sus peripecias para alcanzar la fama, propuesta que ya ha llegado a Lupe Esparza, y aunque aún no está confirmado, el cantante asegura que esta biografía estaría colmada de éxitos y malas rachas pero sin escándalos o suposiciones de por medio.

 

“Tenemos propuestas, nada confirmado. Estoy feliz de que haya gente interesada en hacer la serie, un recurso tan utilizado en estos tiempos, el mercado está saturado de series, pero que se han enfocado en historias de artistas con vidas y trayectorias muy tormentosas y escándalos, ese es el principal atractivo, para nosotros la historia de Bronco tiene belleza humana, es el único atractivo que puede tener para un productor”, explica Lupe Esparza al detallar que no se tiene aún qué actores podrían interpretar a los músicos desde su infancia y juventud; sin embargo, añade que para el Bronco actual sería bueno que ellos mismos se auto interpretaran.

 

Se solidariza con Julión

 

Lupe Esparza asegura que si bien los escándalos personales y laborales han sido temas ajenos a la trayectoria de Bronco, la agrupación procura el no involucrarse en situaciones que pongan en riesgo la rectitud de los músicos, aunque lamenta que en diversas ocasiones es imposible poder tener control y conocimiento total sobre los empresarios y lugares con los que tienen contratos, para evitar tragos amargos como el de su colega, Julión Álvarez.

 

“Es complicado para el artista investigar quién te contrata, uno agradece tener trabajo y vas y lo haces. Bronco no tiene que protegerse de nada, su honestidad y transparencia habla por sí sola. Me da tristeza y espero que Julión Álvarez salga bien librado, es uno de los talentos más importantes que la música ha dado, una persona auténtica en su voz, puede ser de los grandes de la música”.


 

1                                               

1                                                                                              

1                                               

1                                               

1                                               

1                                               

1                                               

1      

      

espadas