Han pasado unos meses desde aquella visita de América al estadio Universitario por la Semifinal de Vuelta del torneo Apertura 2017, en la que Tigres exhibió las carencias ofensivas de los cremas al grado de dejarlo sin gol en toda su serie y derrotarlos con autoridad por 3-0 en esa noche.

 

 

 

Este fin de semana, los azulcremas volverán al “Volcán”, una cancha en la que tienen tres años y medio sin ganar en un juego de Liga, pero que a decir del técnico Miguel Herrera, verá a unas Águilas reforzadas y con mejores armas para plantarle cara al campeón.

 

“No está ni cerca de ser el mismo plantel el mío. Tengo cinco jugadores que por supuesto llegaron a revolucionar al conjunto y nos dan una fortaleza ofensiva mayor a la que tuvimos el torneo pasado. Al final del semestre pasado la Liguilla fue mala porque nos quedamos sin gol y no hicimos una buena fase final”, explicó el estratega amarillo.

 

Aunado a esto, el “Piojo” explicó al Diario de los Deportistas que actualmente su escuadra está fortalecida y en ofensiva viven un buen momento, el cual ha sido propiciado por la competencia interna, así como las variantes que le da el haber contratado nuevas piezas en posiciones puntuales.

 

“Hoy en día el cuadro está más sólido, más fuerte; la gente de arriba tiene una gran competencia y atraviesa un buen momento, por lo que creo que contamos con un grupo más vasto”, comentó, al tiempo de reconocer lo completa que está la U de Nuevo León en todas sus líneas.

 

EL RIVAL NO ES PARÁMETRO

 

Al ser cuestionado sobre si Tigres es el parámetro ideal para medir el potencial de América, Miguel negó que fuera así, ya que apuntó a que la medida es el propio rendimiento de sus dirigidos en lo físico y futbolístico. “La verdad que el parámetro es ver cómo el equipo ha mejorado físicamente, que se pongan a tono todos los jugadores, los que han llegado y los que estamos. Que nos entendamos todos es el mejor parámetro. Por supuesto que los rivales te ponen en el contexto de qué es lo que te falta, en qué te equivocas, qué puedes corregir y qué haces bien”, terminó.


espadas