Ni el frío detuvo al Tricolor, los 5 y 6 grados centígrados que se sienten la mayor parte del tiempo en Bruselas provocaron que los mexicanos salieran a entrenar muy abrigados por segundo día consecutivo.

 

 

 

México llevó a cabo su práctica en dos sesiones. En la mañana estiraron los músculos en el hotel de concentración y en la tarde acudieron al Centro Belga de Futbol en Tubize para llevar a cabo la parte táctica y futbolística.

 

Juan Carlos Osorio charló unos minutos con Thierry Henry y posteriormente tomó el mando de la sesión.

 

El técnico colombiano, fiel a su estilo, colocó los conos de entrenamiento, dejó que los jugadores calentaran y luego llevó a cabo la parte táctica.

 

Osorio ordenó varios ejercicios y luego comenzó a diseñar el parado que mostrará frente a los Diablos Rojos.

 

México tiene una prueba de fuego en territorio belga, Roberto Martínez convocó a sus mejores armas para usarlas frente a los verdes.

 

El buen ambiente continúa presente en el grupo, el entrenamiento tuvo risas y juegos todo el tiempo.

 

De esta manera el Tricolor calienta motores para mañana pararse frente a Bélgica y dar una actuación sólida lejos de casa.


                                                

1                                                                              

1                                                                              

1                                                                              

1                                             

 
 
 

espadas