Las horas se hacen menos para debutar en el Mundial Sub-17. El nerviosismo comienza apoderarse de su cuerpo, los recuerdos del pasado lo invaden y una bocanada de aire fresco le recuerda una nueva oportunidad para trascender en lo que será su segundo certamen a cuestas.

 

 

 

Él es Mario Arteaga, quien de nueva cuenta es el entrenador que tejerá los hilos del combinado azteca  Sub-17 que buscará conseguir el tercer título para México, en una nueva edición de la Copa del Mundo de dicha categoría desde la tierra del Taj Mahal, la India.

 

La responsabilidad que lleva en sus manos es total. El técnico está curtido,  no le intimida el reto y cuenta con la experiencia de haber dirigido en el Mundial de Chile  2015 en donde junto al Tricolor cayó en una de las semifinales.

 

Así que el recuerdo andino solamente la usa como experiencia y no como revancha, esta nueva oportunidad la desea aprovechar al por mayor y no quiere estancarse en semifinales, menos aún del cuarto lugar con el que México regresó a nuestro país.

 

Y es que en esa edición, el Tricolor perdió con la que sería la campeona, Nigeria, en una de las semifinales. Para el juego por el tercer lugar, Bélgica mandó a los nuestros al cuarto escalón, por lo que hoy desde la India, la historia promete ser diferente, de eso está seguro Mario Arteaga.

 

“En esta nueva ocasión no la tomo como revancha, no me gusta esa palabra, y sí como una nueva oportunidad para hacer las cosas de diferente manera”, arranca el entrenador nacional.

 

Checa ESTO: Respiran los Clippers tras vencer a Raptors de Toronto

 

De ese 2015 para acá, “he crecido mucho en exigencia porque lo ofrecido en Chile 2015 no nos ajustó para lo que pensábamos, entonces a partir de este proceso para la India 2017 fue mayor.

 

“Los futbolistas de alguna manera, sin tener la culpa, lo afrontaron de esa manera, por ello nos hace un plantel más completo, fortalecido en todos los sentidos y conscientes de lo que van a enfrentar. Vivieron lo que fue la eliminatoria y el Mundial será diferente”, agrega el seleccionador desde el banquillo técnico en plática con ESTO.

 

Irak, Inglaterra y Chile son los rivales de México dentro de la fase de grupos, primeros escollos a los que Arteaga y los suyos intentarán vencer para hacerse de la cima del sector F, mismo escenario en el que ocurrió en Chile 2015 al sumar siete puntos derivado de par de victorias y una igualada.

 

“Enfrentamos un asiático, europeo y sudamericano, de alguna manera son tres continentes muy diferentes”.

 

Sin embargo, el más difícil desde su punto de vista es el cuadro de la Rosa, debido al  “futbol que llega a desarrollar, es el campeón Sub-20 y de alguna manera ejerce un buen juego, pero también se le complica cuando le presionas, generas un futbol por los costados. De alguna manera ellos la tendrán muy complicada”, menciona.

 

Arteaga aprendió la lección de hace un par de años, en esta ocasión promete no fallar y se ve campeón junto a sus muchachos de 17 años. “Me siento emocionado, contento de representar a estos chicos que llevan una ilusión grande y ser partícipe de  ello. Esperemos que sí, trabajamos para eso y creo que vamos en buen momento para lograrlo”, precisa.


                                                                              

                                         

 1                                             

espadas