El Camp Nou invoca a Messi y el “10” necesita al Barça. Ambos se buscan desde hace un tiempo y no siempre se encuentran, pero eso no ha impedido ganar muchos partidos. Futbolista y equipo precisarán jugar hoy en la misma sintonía en la cancha si quieren protagonizar un segundo remonte histórico frente a la irreductible Juventus.

 

La Vecchia Signora siempre supo cómo vestirse para matar como se advirtió en Turín. El 3-0 se presenta como el mejor de los marcadores para un equipo muy bien organizado, impenetrable defensivamente y selectivo en ataque. La Juve puede jugar de mil maneras un mismo choque a partir de la fiabilidad de Gianluigi Buffon.

 

A sus 39 años, el portero sólo ha recibido dos goles en nueve partidos, jamás perdió una ronda después de ganar el encuentro de ida y sólo se le recuerda una derrota histórica por 0-3 ante el United de Giggs y Van Nistelrooy. Massimiliano Allegri ya salió escarmentado del Camp Nou en 2013 después del 4-0 que tomó con el Milán cuando los azulgrana habían perdido por 2-0 en Italia. No es extraño que la intención del técnico de la Juventus sea que su equipo marque hoy uno o dos goles para cerrar el pase a las Semifinales.

 

El técnico italiano cree que sus hombres llegan con la lección aprendida tras ver cómo el Barça le remontó un 4-0 al PSG en la vuelta de los Octavos de Final con un 6-1 que pasó a la historia del futbol —aunque en esa ocasión el héroe resultó ser Neymar y, si se quiere, Ter Stegen y Sergi Roberto—.

 

Luis Enrique, en cambio, invita a ser irracionales desde la cordura que supone contar con Messi, “un jugador que a 25% ya aporta muchas cosas, porque es diferente, el número uno”. Hoy el Barça precisa de la mejor versión de Messi y el “10” necesita que su equipo le genere el mejor escenario para reinar en el Camp Nou.


 

     

      

1      

1      

1      

1      

1            

1      

      

mccarthys

espadas