El jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, inauguró el sistema de iluminación del Templo Mayor, que tuvo una inversión de 35 millones de pesos.

 

Con la iluminación, se da vida a los legados arquitectónicos para mostrar y ensalzar el valor del Templo Mayor. SUN/G. Espinosa

 

Se instalaron 140 proyectores con tecnología de LED RGB de 30, 50 y 135 watts, respectivamente, que permiten cambio de color y atenuación individual, con la finalidad de crear escenarios que resalten las particularidades del sitio arqueológico.

 

El Templo Mayor se ubica entre las calles República de Argentina, Plaza Manuel Gamio, Francisco Primo de Verdad y Justo Sierra; en el Centro Histórico, a un costado del Zócalo capitalino.

 

 

La iluminación de ciertas zonas del exterior e interiores permite resaltar el relieve, las texturas y los colores a través de la proyección y el reflejo de la luz sobre la fachada, los basamentos y las esculturas.

 

El sistema coadyuva a la imagen urbana en beneficio del turismo nacional y extranjero.

 

La luz da vida a los legados arquitectónicos para mostrar y ensalzar el valor de esos sitios.

 

La recuperación de esos espacios públicos permite fomentar la cultura e integrarse al Plan Estratégico del Centro Histórico de la Ciudad de México.


                                                                              

                                         

 1                                             

espadas